FÓRMULA 1: ALPHATAURI Y UN CAMINO QUE EMPIEZA A DAR SUS FRUTOS

Gentileza: MotorSports.com

Ya han pasado más de 15 años de la venta de la escudería Minardi en manos de Red Bull, ésa multinacional austriaca que se impone en cuanto evento o deporte existiese y, no conforme con tener ya un equipo, decide adquirir un segundo para demostrar su poder al mundo, nombrándolo Toro Rosso -Red Bull en italiano- haciendo de éste un equipo junior dentro de la Formula 1, algo sin precedentes en la categoría.

En esas 15 temporadas tuvo su ápice con la victoria de Vettel en justamente Monza del año 2008, resultando de manera impredecible como lo fue la consagración de Pierre Gasly, el piloto galo que logró su primer triunfo en el mismo circuito del corriente calendario, siendo también el corredor francés en ganar un GP en 25 años.

No fueron camino de rosas en estos tiempos a pesar de la capacidad económica de Red Bull. Mucho menos en esta era híbrida dónde solo las flechas plateadas supieron saborear las mieles del éxito, pero al menos no tuvieron que pasar el calvario de su predecesor, una escudería que hizo todo a pulmón donde su mayor objetivo era el de promover pilotos para los equipos de punta hasta que las finanzas de Giancarlo Minardi dijeron basta forzando la venta.

Aunque estadísticamente fuera la escudería más floja en la historia de la máxima, tiene tanto valor o más que los puntos logrados por la gente austriaca lo que Minardi supo aportarle a la máxima, lo cual será materia para desglosar en otra ocasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *