VANCOUVER 3 – TORONTO 2: QUEDARON «REDS» DE BRONCA

Foto: @WhitecapsFC

No podrá dormir Greg Vanney por varios días ni cualquiera de sus jugadores. Los Reds fueron amplios y absolutos dominadores del cruce canadiense ante las Cumbres Blancas pero, por esas cosas del fútbol, el equipo que de ganar volvía a la cima, tropezó por 3 a 2 en una contienda que define lo maravillosa e impredecible que es el deporte rey en el globo terráqueo.

Cuarenta veces pateó al arco Toronto FC y no pudo ganarle a un Vancouver Withecaps que tuvo su noche mágica, soñada, alucinante, especial. Últimos en su zona, casi entregados a jugar por nada en el resto del 2020, los hombres de Marc dos Santos se llevaron un pleito de esos que, en veinte, se suelen perder diecinueve y medio.

Cuando era todo de la visita en Canadá, llegó un centro con mucha rosca de Ali Adnan para la entrada de Lucas Cavallini que, de arremetida, infló las redes de Quentin Westberg y sorprendió a propios y extraños en el BC Place Stadium. El local se imponía, casi sin buscarlo ni merecerlo, pero comprendiendo que el fútbol no conoce de esos parámetros.

Pablo Piatti tuvo el empate a los 22 minutos pero el formidable Thomas Hasal se lo tapó al argentino con pasado en el Espanyol de Barcelona. Sin embargo, Toronto, de tanto ir, llegaría a la igualdad apenas un ratito más tarde cuando Pozuelo pinchó una pelota en el área de Vancouver y, por detrás de todos, ingresó Jonathan Osorio para castigar de zurda y poner la justa parda.

Con el 1 a 1 en el marcador, los Reds hicieron lo imposible para ponerse en ventaja en el pleito pero se toparon con varios impedimentos. Piatti, nuevamente, contó con un par de ocasiones. Una de ellas, antes de irse al descanso, encontró la providencial volada de Hasal para mandarla al córner. La otra, en el inicio de la complementaria, se estrelló en el palo derecho del arco de las Cumbres Blancas.

Los goles que no se hacen en un arco, ingresan en el contrario y así fue como a los 11 minutos del capítulo final, Michael Baldisimo capturó un rebote de un tiro libre y, desde casi 25 metros, sacó un misíl que se tornó inatajable para Westberg que voló solo para la foto y para hacer más espectacular el tanto del dueño de casa.

Toronto, que no podía creer lo que sucedía, volvió con su mismo libreto de protagonismo. Pozuelo pudo empatar con un tiro a colocar pero Hasal, de gran futuro, se lo desactivó mayestáticamente. Sin embargo, el español tuvo revancha a veinte del final cuando Piatti mandó un centro desde la derecha y el ex Genk de Bélgica, de cabeza, marcó el 2 a 2 en la noche de Vancouver.

Pero el infortunio de los Reds estaría signado por la efectividad de su rival. A la media hora de la complementaria, Andy Rose no dio por perdida una pelota que parecía irse por línea de fondo, volvió a ponerla en órbita, y en el medio del rectángulo mayor apareció Jake Nerwinski para empujarla al fondo y darle el triunfo final a las Cumbres Blancas.

Con algo de tiempo por jugarse, Toronto intentó al menos empatar en una noche donde mereció ganar y terminó perdiendo. Vancouver Withecaps se impuso por 3 a 2 en un partido de esos donde la suerte también corrió de su lado y así logró darse un gran gusto en un duelo de elencos canadienses que están en los polos opuestos de las tablas de posiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *