MINNESOTA 4 – REAL SALT LAKE 0: ROBIN HOOD ERA ARQUERO, ROBIN LOD ES GOLEADOR

Foto: @MNUFC

Es imposible no pensar en el famoso personaje de la Inglaterra medieval cuando se escucha el nombre del finés, Robin Lood, en los Bribones. Lo cierto es que el inglés era un famoso «arquero» mientras que el nórdico le roba las ilusiones a sus rivales para enriquecer a los Loons que, con un doblete suyo, y un 4 a 0 ante los de Burdeos y Cobalto, pudieron acercarse a lo más alto de su conferencia.

Goleó Minnesota en St. Paul y lo hizo merecidamente. Porque si bien el trámite fue parejo y Real Salt Lake contó con ocasiones para vulnerar la valla de Dayne St Clair, la realidad indicó que los goles llegaron solamente para los dirigidos por Adrian Heath en el Allianz Field.

Antes del cuarto de hora, la visita tuvo una jugada cargada de bloopers y de emoción. El italiano, Giuseppe Rossi, sacó un bombazo de casi 25 metros que le dobló las manos al arquero local. Sin embargo, el guardameta canadiense se recuperó a tiempo, corrió contra su cueva, y atenazó la caprichosa justo en la línea. El local no la pasaba bien y, aunque no tardaría en reaccionar, veía como Nedum Onuoha abría la cuenta con un cabezazo que sería invalidado por posición adelantada.

Las respuestas de Minnesota United llegaron con un zurdazo de Lod que desvió Zack Mac Math, con la tenencia del esférico, y con saber esperar hasta la complementaria para cambiar el chipo y adueñarse por completo de la noche en St. Paul. El 0 a 0 del entretiempo generó que nadie se atreviese a pensar que Real Salt Lake se iría completamente goleado hasta Utah.

A los 7 minutos de la segunda mitad, y con una hermosa acción colectiva que incluyó un tacazo bellísimo de Jan Gregus, la pelota quedó en los pies del triniteño, Kevin Molino, quien con ojos en la espalda descargó para la solitaria entrada de Chase Gasper. El zaguero norteamericano, como una locomotora y sin marcas, pisó el área grande a pura potencia y no tuvo piedad con su remate para estampar el 1 a 0.

Real Salt Lake empezaba a pasarle realmente mal. Mac Math, con sus pies, le privó el segundo a Molino antes del cuarto de hora pero no pudo hacer nada cuando Lod corrió con pelota dominada durante casi 30 metros y en un larguísimo mano a mano calculó todo en tiempo y forma para sacar un soberbio zurdazo que significó el 2 a 0 para Minnesota United en el Allianz Field.

La visita pudo descontar con un cabezazo de Onuoha, que esta vez sí estaba habilitado, aunque Gregus la despejó justo en la línea. Y, llegando a la media hora de la complementaria, entre Molino y Raheem Edwards confeccionaron una maravilla, una obra de arte, para destruir por completo la defensa del equipo de Utah y dejar a Jacori Hayes solito, frente al arco. Claramente, el mediocampista estadounidense no falló y empezó a sentenciar la goleada en St. Paul.

Hubo tiempo para más y fue para que los Bribones le pusieran la frutlla al poster. A los 44 minutos de la segunda parte, y con los de Burdeos y Cobalto completamente abatidos, Lod recibió un pase muy bueno de Hassani Dotson para definir tres dedos y clavar otro verdadero golazo que no sólo significaba un resultado formidable sino también un show ofensivo por parte de los de Heath.

Real Salt Lake, que hizo un buen primer tiempo no pudo sostener su ritmo en la complementaria y encima se topó con un rival afiladísimo donde en tan solo un período le salieron todas. Minnesota United, encontró magia, se llevó agua para su «Molino» pero también halló en Robin Lod a un delantero que es un héroe como Robin Hood lo era siendo «arquero».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *