PORTLAND TIMBERS 2 – LOS ÁNGELES GALAXY 3: LOS CAMPEONES YA NO SON GALÁCTICOS

Foto: @TimbersFC

Jugaron un fútbol brillante en la burbuja de Orlando, sin fisuras, con destellos colectivos. Sin embargo, el título obtenido en agosto mareó por completo a los de la Madera que siguen sin levantar cabeza en la temporada regular 2020 de la MLS. La derrota por 3 a 2 ante los Galácticos puso en jaque a los de Oregon que, por el momento, ocupan la última plaza para ingresar a los playoffs en la conferencia.

Los Ángeles Galaxy tuvo revancha de aquella burbuja en Disney donde, en el arranque de aquél petit torneo, tropezaron frente al elenco de Giovanni Savarese que, finalmente, acabó alzándose con el título. Sin embargo, en este corto plazo de regreso al campeonato, los roles se invirtieron. Y así como los de Guillermo Barros Schelotto ganaron todo lo que jugaron, Portland Timbers tan solo pudo sacar un punto de nueve.

La visita mostró dominio e interés desde el vamos. Al minuto de juego, Cristian Pavón le ganó la espalda a todos los defensores y conectó un centro preciso del mexicano, Efraín Álvarez, que supo contener con lo justo y antes que bese las redes el guardameta Jeff Attinella que fue titular en reemplazo de Steve Clark.

Savarese, con elenco sumamente alternativo, buscando darle algo de descanso a los titulares, padecía por doquier los embates del equipo de Barros Schelotto que no tardó en ponerse en ventaja. No llegaba al cuarto de hora en Oregon cuando los Galácticos, en una linda acción grupal, llegaron a línea de fondo, Sebastian Lletget levantó la cabeza y descargó hacia el medio donde Álvarez, sin dudarlo, le rompió el arco al dueño de casa.

Más allá de un par de intentos aislados de Portland, con buenas chances de empatar el pleito pero sin acertarle al arco, la más clara del capítulo inicial volvió a corresponderle a Los Ángeles Galaxy que, en un misíl de Lletget obligó a Attinella a volar y desviar un pelotazo que se incrustaba contra su ángulo superior izquierdo.

Y así como se mostraba más punzante, la escuadra del «Mellizo» consiguió estirar la diferencia en el arranque de la segunda mitad en una subida a toda velocidad de Pavón que incluyó una diagonal, un ingreso al área grande, y un zapatazo que infló las redes locales para, lo que todos imaginaban, bajarle la persina al pleito en el Providence Park.

A los 12 minutos de la complementaria, Attinella tuvo una doble salvada providencial ante Joe Corona, y luego frente a Lletget, para evitar la tercera caída de su retaguardia. Y, como lo que no te mata, te fortalece, los cambios empezaron a surtirle efecto a Savarese. Sebastián Blanco, uno de los primeros en entrar, probó de media distancia con un remate que careció de puntería. Hasta que, cuando iban 21, el chileno, Felipe Mora, aprovechó un flojo despeje de David Bingham y consiguió el descuento.

La alegría para Portland Timbers duró realmente poco. De tener las chances de meterse en órbita, pasaron a sufrir una nueva caída de su cueva. Los Ángeles Galaxy, en una noche realmente estrellada y fascinante, festejaron una nueva conquista gracias a un zapatazo impecable de Corona que significó el 3 a 1.

Si a esa altura, el encuentro era formidable, lo que vino después lo hizo más maravilloso aún. Porque Blanco estuvo cerca del descuento con un bombazo de 30 metros que reventó el travesaño y, más tarde, el juvenil Cameron Dunbar quedó a poco de marcar el cuarto para los Galácticos cuando sacó un lindo remate cruzado que devolvió el palo derecho de Attinella.

Hubo tiempo para que Diego Valeri, en el descuento, le diese a Portland Timbers una leve esperanza de empatarlo aunque el gol del ex Lanús solo sirvió para decorar la chapa final. Los Ángeles Galaxy, en un regreso a la temporada 2020 de la MLS formidable, consiguió una nueva victoria, barrió al campeón, y con el 3 a 2 en Oregon, encima, logró meterse entre los que clasificarían a los playoffs por su conferencia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*