RACING: EL CILINDRO CUMPLE 70 AÑOS

Foto: @RacingClub

Hay palabras que hablan por sí solas y que, si bien la Real Academia Española les brindó un significado, en Argentina simbolizan otra cosa. Decir «Cilindro» es automáticamente trasladarse a Mozart y Corbatta y, hasta el más matemático de todos, imaginaría esa figura pintada de celeste y blanco. Justamente hoy, 3 de septiembre de 2020, el estadio Presidente Perón celebra sus primeras siete décadas de vida y así lo homenajeamos en Vermouth Deportivo.

Corría la década del cuarenta, Europa estaba en guerra, y el Racing Club buscaba un lugar donde construir su nueva y majestuosa cancha. Y si bien existió una propuesta para erigir un hogar en el barrio de Retiro, en Capital Federal, las raíces de Avellaneda tiraron mucho más para demoler la vieja casa y armar una más moderna.

Ingenieros alemanes que recalaron en Argentina después del durísimo conflicto bélico en el viejo continente, trabajaron en el diseño y edificación del Cilindro. Así fue como, el 3 de septiembre de 1950 y, después de cuatro años de labores constantes, la Academia recibió a Vélez Sarsfield en un estadio que era un orgullo para todo un país. Su mástil, sus dimensiones, su parecido con el Coliseo de Roma, su capacidad. Una inmensidad que, siete décadas más tarde, continúa siendo emblema de toda una ciudad.

El «Presidente Perón» no tardó en ser el recinto de varios espectáculos. Allí se inauguraron los Juegos Panamericanos de 1951, en 1966 vino a jugar el Bayern Múnich de Alemania con motivo de inaugurar las luces, y en 1967 recibieron al Celtic de Escocia por la segunda final intercontinental que terminó en victoria de Racing para forzar un desempate en otra cancha mítica como el Centenario de Montevideo.

La Academia y su único tricampeonato tuvo un cincuenta porciento en ese recinto. La Supercopa también se festejó en Mozart y Corbatta así como también las vueltas olímpicas de 1958, 1961, 1966, 2001, 2014 y 2019. Allí se celebraron diversos tipos de conciertos y, por sus butacas, pasaron infinidad de personalidades que quedaron impactadas por la belleza y la prolijidad de la cancha.

Tuvo sus épocas pero volvió a brillar. Se reacondicionó varias veces pero no perdió jamás su estética. Se le agregó un techo a la platea alta. Allí se desplegó la bandera más grande del mundo. Pero, por sobre todas las cosas, cobijó a los corazones celestes y blancos, a los fieles de la Academia, a los que aman y respetan su casa que hoy celebra 70 años. Racing tiene motivos para estar orgulloso. ¡Felices siete décadas al Cilindro de Avellaneda!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*