SYDNEY F.C. 1 – MELBOURNE CITY 0: GRANT SKY BLUE FINAL

Foto: @SydneyFC

Por: Juan Ignacio Sendra

En el Western Sydney Stadium, el campeón defensor, el Sydney F.C., volvió a coronarse en la A-League australiana tras vencer por la mínima al Melbourne City con un tanto de Rhyan Grant a los diez minutos del primer tiempo del suplementario. De esta manera, los Sky Blues consiguieron su tercer título de liga en cuatro años.

Como todas las finales, el partido fue muy cerrado. El Melbourne City vendió cara la derrota. Incluso pudo haber marcado de no ser por las buenas intervenciones de su arquero, Andrew Redmayne, y la del VAR, quien le anuló polémicamente un gol al cuadro que presentó una camiseta rayada blanca y roja (se consideró que un atacante estaba obstruyéndole la visión a Redmayne luego de un remate que terminó en la red).

Pero, aunque también los campeones defensores buscaron ganarlo con su poderío ofensivo y chocaron con Glover, el cotejo se fue, como la final pasada, a tiempo suplementario.

Fue ahí, en esa prórroga, que el Sydney F.C. sacó la cabeza y consiguió los méritos para llevarse el título. A los diez, tras un centro cruzado, Rhyan Grant pecheó el balón para cruzarlo y vencer la estirada de Glover.

Tras el tanto, los celestes pudieron haberlo liquidado de no ser por las intervenciones del arquero rival, quien le ahogó dos veces el grito a Adam Le Fondre. Por su parte, el Melbourne City sintió el golpe y sólo pudo acercarse con un remate de Atkinson que Redmayne envió al córner.

Con el pitazo final del árbitro, los Sky Blues volvieron a festejar y se alzaron con el título por tercera vez en cuatro años.