GIMNASIA DE MENDOZA: ¡FELICES 112 AÑOS, LOBO!

Foto: @GimnasiaMendoza

Al igual que su homónimo platense, uno de los clubes más emblemáticos de Cuyo se fundó a finales de siglo XIX pero para la práctica de esgrima y otras actividades vinculadas al deporte pero no así del fútbol. Recién en 1908, independizándose de la elite que practicaba ciertas disciplinas, el balompié irrumpió en el Parque General San Martín y un 30 de agosto se fundó el querido Lobo.

La escuadra Mens Sana empezó a pasearse su categoría no sólo por Mendoza sino que también cruzó hasta San Juan en los primeros años de vida. En 1913 disputó el primer clásico, ante Independiente Rivadavia, quien hoy tiene su cancha a menos de 15 cuadras.

Afiliados a la liga provincial, los resultados tampoco tardaron en llegar para sacar a relucir la chapa como una de las instituciones más grandes del occidente argentino. Sin embargo, el brillo completo llegó en 1970 cuando obtuvo una plaza para jugar en los viejos nacionales de la Primera División. Esa era la primera incursión en la elite donde dejaría gratísimos recuerdos.

Gimnasia de Mendoza participó de nueve campeonatos en la máxima categoría. Le ganó a River el mismo año que hacía sus primeras armas, a Racing una vez en 1971, goleó a San Lorenzo en el Viejo Gasómetro de Avenida La Plata, e incluso se dio el gusto de tener el historia favorable con Boca a quien derrotó tres veces, propinándole incluso un inolvidable 5 a 1, y cayó en dos ocasiones.

En Primera, el elenco Mens Sana sacó resultados muy positivos frente a Platense, Ferro, Vélez, Newell´s Old Boys, Talleres y Belgrano de Córdoba, así como también frente a un Estudiantes de La Plata que en la década del setenta y del ochenta era furor por su tricampeonato de América y su título intercontinental.

Actualmente militando en segunda división y con el sueño intacto de volver a codearse con los más grandes, esta emblemática institución de la provincia de Mendoza celebra 112 años de vida. Su estadio lleva el nombre de quien, seguramente, sea su máximo ídolo: Víctor Antonio Legrotaglie. Y en ese fortín, las ilusiones crecen cada vez que rueda la pelota. ¡Feliz aniversario, Gimnasia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *