FÓRMULA 1: SPA 1998, LLUVIA, 13 MONOPLAZAS ACCIDENTADOS Y EMOCIONES POR DOQUIER

Gentileza: Fóirmula F1

La decimotercera del calendario se largaba comenzando en las practicas libres con un fuerte accidente de Villeneuve y su Williams en Eau Rouge, una de las curvas más difíciles de atravesar para cualquier piloto experimentado, tomándose a 290 km/h en plena trepada con zigzag de por medio.

Con pronóstico de fin de semana inolvidable, Hakkinen, el amo y señor de esta temporada, lograba su novena pole siendo seguido de su compañero David Coulthard, haciendo pensar que Mclaren una vez más se encaminaba al 1-2.

Pero, en un deporte donde en un abrir y cerrar de ojos puede cambiar absolutamente todo, el GP de Bélgica fue un claro ejemplo. Se apagan las luces y el monoplaza de Coulthard se queda relegado siendo sobrepasado por varios coches. Una vez dejando atrás La Source comienza la hecatombe: el Mclaren numero 2 salió mal pisado de la curva cruzándose por toda la recta e impactando contra las vallas, devolviéndolo al centro de la pista y encadenado varios impactos, entre ellos ambas Ferraris, llegando al número de trece implicados debiendo relanzarse la carrera una hora después mientras que los pilotos se subían a los autos de repuesto.

Pero este no fue el final. No bien se relanzó el GP, el finés Hakkinen es tocado en su alerón trasero haciéndole perder la estabilidad y quedando fuera de competencia, dejando a Damon Hill como líder por primera vez en dos años.

Michael Schumacher, el amo de la lluvia, sacaba dos segundos de diferencia al resto sobrepasando al piloto inglés y quedándose con la punta pero al llegar al giro numero 26, una vez más Coulthard aparece en acción, ésta como relegado, dejándole el paso al alemán con pleno spray de lluvia y haciéndole imposible la visión, generando el impacto de lleno al Mclaren.

Las repercusiones no se hicieron esperar ya que Schumacher fue al box del equipo británico para pelear ante DC, escena impedida por los mecánicos de ambas escuderías para llegar a la conclusión que se tenía que mejorar las lineas guía de la pista.

La carrera finalmente fue ganada por Damon Hill, seguido por Ralf Schumacher, ambos corredores de Jordan (la única vez que los dirigidos por el irlandés llegaron a los dos primeros lugares) con orden de por medio para evitar otro desastre, y Jean Alesi de Sauber completó el tercer escalón del podio.

Choques, sobrepasos, peleas en los box, para que sólo finalicen 8 autos, haciendo de Spa 1998 una de las carreras más emocionantes de la historia de la máxima.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*