TENIS: ESTÁ QUE PELLA

Foto: Ben Curtis/AP/TT

Guido Pella descargó contra la organización del Masters 1000 de Cincinnati tras conocer el resultado negativo del nuevo hisopado que se le hizo a su preparador físico Juan Manuel Galván. En función de un «falso positivo» inicial, el bahiense fue excluido del torneo y aislado en un hotel de New York. La autorización para volver a los entrenamientos aplacó un poco la bronca.

Guido Pella y su equipo de trabajo, viajaron hace un par de semanas a Nueva York para participar en el Masters 1000 de Cincinnati y luego el Abierto de los Estados Unidos, torneos que marcaban el retorno de la actividad oficial del tenis masculino tras un extenso intervalo provocado por la pandemia de coronavirus. Los problemas comenzaron el pasado martes 18 de agosto, cuando Juan Manuel Galván, preparador físico del bahiense, dio positivo de Covid-19 en el segundo test practicado desde que se encontraban en la burbuja montada en Flushing Meadows. Por este motivo, la USTA dispuso que Guido Pella y el boliviano Hugo Dellien, que comparten fisioterapeuta, y José Acasuso, entrenador del argentino, debían permanecer en cuarentena estricta en la habitación del hotel, aunque todos los PCRs realizados a ellos tres habían arrojado resultado negativo.

Los cuatro involucrados se mantuvieron asintomáticos en todo momento, y los testeos hechos al tenista, cinco en total, ayer fue el último, jamás dieron indicios a cerca de la posibilidad de estar infectado. Dado que no se realizó una segunda prueba en los días siguientes, el malestar y la ira del jugador fue incrementándo pero terminó de explotar este lunes, porque tras casi una semana, se le practicó un nuevo hisopado a Galván que dio negativo, y todo parece indicar que nunca tuvo realmente el virus.

En un video subido a sus redes sociales, Guido Pella manifestó su malestar por esta injusta situación y, aunque se mostró calmo, disparó contra la ATP y la organización del torneo por este error que lo excluyó del certamen y lo mantuvo aislado en una habitación por varios días. Entre enojo y decepción, el bahiense dice “No sé quién se va a ser cargo, qué va a pasar a ahora o quién me va a dar una solución. Juan es negativo y al parecer nunca tuvo el virus”. En la continuidad de su relato, también expreso “Acá hubo un gravísimo error de parte de alguien y ojalá alguien me pueda dar las explicaciones pertinentes, porque fue muy difícil lo que vivimos esta semana».  

La cuota de alivio llegó horas después cuando, aunque bajo rigurosos protocolos sanitarios, ambos tenistas fueron autorizados a para volver a los entrenamientos. Su descargó, al parecer, hizo eco en la organización de los torneos y autoridades neoyorquinas, y tanto Pella como Dellien podrán reemprender su preparación con vistas al Abierto de los Estados Unidos que comienza el próximo lunes 31 de agosto en Flushing Meadows.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *