FÓRMULA 1: EL NACIMIENTO DE LA RIVALIDAD MÁS PROLÍFICA, SENNA VS PROST

Gentileza: Autobild

Pasaron solo seis años del acortamiento de aquel interminable circuito de más de 14 km de bosque frondoso belga. Cinco desde el debut de Alain Prost quien, tras un breve paso por Renault, había regresado a Mclaren y apenas corría la segunda temporada de Ayrton Senna en la F1, que había cambiado también de escudería de una modesta Toleman a una muy competitiva Lotus.

El campeonato estaba cerca de la definición con el francés, siendo ya un piloto consolidado y liderando, seguido por Michele Alboreto de Ferrari y más atrás por Nigel Mansell con su Williams. Senna se ubicaba sexto habiendo conseguido su primera victoria en Estoril y, tras una pobre mitad de año con abandonos múltiples, logrando podios en las ultimas tres carreras previas a Bélgica.

El experimentado ‘Profesor’ contra un joven ‘Rey’. Dos futuras leyendas imborrables de la mente de cualquier fanático de la categoría al oír esos nombres y hazañas. El primer round lo gana el francés logrando la pole por menos de una décima del brasileño, acción que cambiaría rotundamente en la carrera.

El GP comenzaba con pista mojada, condición ideal para que Ayrton tomara la delantera no bien se largó. Dejando atrás La Source, Nelson Piquet entra en trompo con su Brabham, permitiéndole al brasileño sacar una gran ventaja por sobre el resto. La única amenaza real era Mansell, sobre todo en la recta donde el motor Honda hacía diferencia, arrebatándole el segundo lugar a Prost y persiguiendo con insistencia al brasileño.

La pista se fue secando de a poco, pero Spa es uno de los lugares donde parte puede estar seco y parte lluvioso y nadie saber con precisión que estrategia seguir realmente. Al final de la carrera, Mansell tuvo un ligero despiste que fuera aprovechado por Senna para sacar una importante distancia, ganando con comodidad y reclamando el cuarto puesto en el campeonato. Prost saldría campeón indiscutido en 1985 pero ya se iba vislumbrando quien coqueteaba con quitarle el fibrón al profesor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*