SEVILLA 3 – INTER 2: EL REY DE LA SILLA

Foto: Sevilla

Sevilla derrotó a Inter de Milán y sumó una nueva corona en el torneo que domina como nadie. No la tuvo fácil en un duelo plagado de goles y situaciones, sin embargo la jerarquía lo terminó consagrando por sexta vez en la Europa League. El Nerazzurri, que prolongó su sequía, no tuvo reacción al tercer gol Sevillista.

El Estadio Rhein Energie de Colonia, Alemania, fue testigo de una espectacular final de Europa League entre los dos equipos que más veces se consagraron en la línea histórica del torneo.

Ambos estaban ante una oportunidad espectacular y no la desaprovecharon, el inicio fue frenético y en apenas tres minutos Romelu Lukaku hizo gala de toda su potencia para limpiar a Diego Carlos en el mano a mano y terminar recibiendo claro penal del brasilero. El propio belga cobró la factura con bien colocado zurdazo que superó la correcta volada de Bono.

Ganaba Inter pero Sevilla recogió el guante sin dudarlo, seis minutos más tarde un gran toqueteo en ofensiva encontró a Jesús Navas sobre el vértice derecho; el capitán lanzó el centro que Luuk de Jong conectó con un espectacular cabezazo que explotó sobre la humanidad de Handanovic.

La intensidad se mantuvo tras el empate, Inter perdió una insólita con el mano a mano que D´Ambroso tiró a cualquier lado pero Sevilla, que casi la pone con Ocampos, dio vuelta la cosa superando la media hora. Éver Banega hizo lo que mejor sabe, pegarle a la pelota, para meter un centro de billar a la cabeza de Luuk de Jong, quien con un testazo perfecto rubricó su doblete.

Ahora era de Sevilla, aunque no por mucho, ya que Diego Godín y toda su jerarquía conectaron casi de inmediato el centro de Brozovic para cerrar la espectacular etapa inicial con parda en dos.

En el complemento la cosa mermó, ambos tomaron mayores recaudos en sus últimas líneas y la cosa se tornó, como se dice en la tribuna, de ajedrez. Pero entre la rigurosa atención un rebote defensivo en el círculo central facilitó la habilitación de Brozovic para Lukaku, quien se fue solito hasta el área de Bono; Romelu definió de zurda, al bulto, y el golero marroquí dejó todo para bloquearle el mano a mano.

El delantero belga pudo ser decisivo y terminó siéndolo, pero de otra forma. A quince del cierre, y cuando todos los cañones apuntaban al tiempo extra, otro tiro libre de Banega generó el rebote que Diego Carlos conectó con tremenda chilena, la redonda fue derechita al pie de Lukaku y este, en su afán de reaccionar, terminó consumando el autogol. 3-2 Sevilla.

Inter no tuvo respuesta, más allá de los cambios de Conte y la carambola que terminó con Koundé sacándosela sobre la línea a Alexis Sánchez. El conjunto de Lautaro Martínez, que no pudo explotar su potencia, volvió a quedarse con las manos vacías y estiró su sequía de títulos tras la inolvidable quíntuple corona de 2010.

Sevilla Campeón. El Blanquirrojo se consagró por sexta vez en su sexta final, todas en los últimos 15 años y cuatro bajo el formato de Europa League. Éver Banega, Lucas Ocampos y Franco Vázquez, que entró desde el banco, se colgaron la medalla.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*