FÓRMULA 1: AUSTRIA 2001 y 02, LAS CARRERAS MÁS CONTROVERSIALES DE FERRARI

Gentileza: Reuters


Última vuelta en el A1 Ring. Rubens Barrichello delante de Michael Schumacher con un escaso segundo de diferencia entre ambos. Órden de Jean Todt y, de pronto, el piloto alemán supera al brasileño no bien asomaba la bandera a cuadros.
¿La diferencia? Que la primera era por el segundo puesto mientras que la segunda definía al ganador del GP. Entonces ¿que pasó en ambas carreras?

Simple, la chapa de campeón del Kaiser salió a la luz con más fuerza que nunca, al disputar el campeonato con David Coulthard y en la siguiente temporada tratando de romper todo récord posible. La ayuda de Ferrari no se hizo esperar.

En cuanto a 2001, en una carrera plagada de incidentes incluyendo el liderato de un famélico Arrows por un puñado de vueltas, el Mclaren del escocés aventajaba por tres segundos a ambos monoplazas de Maranello quienes se distanciaban por un segundo entre sí. Llegado el último giro, al ver que la flecha negra se escapaba hacia la victoria delante de las narices del originario de San Pablo, llegó la impunemente famosa frase de Todt: ‘Rubens, deja pasar a Michael por el campeonato’ quitando, así, la competitividad entre los pilotos del ‘Cavallino’.

En 2002 la cosa fue a peor: el antecedente ocurrido un año antes culminando la carrera con caras de pocos amigos y la supremacía con la que contaba Schumacher mediante, nada hacía pensar que Ferrari iba a volver a las andadas de sus ordenes de equipo. Muy alejado de la realidad, el ‘Deja Vu’ se consumó con la última vuelta Rubens por delante de Michael, la orden y el resultado: victoria del uno, podio para el dos. Abucheos por doquier, dejando una imagen traumática para los fanáticos de la F1, los cuales muchos han dejado de seguir a ésta apasionante categoría por las jugarretas de Todt y compañía.

Cierto es que siempre hay un primer piloto, un líder, como un segundo que sería el ladero pero, en ambas competencias, Ferrari cruzo todo límite llegando a rozar el bochorno total.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*