OKLAHOMA CITY THUNDER 108 – HOUSTON ROCKETS 123: PROYECTO TRIPLE

Gentileza Garrett Ellwood para Getty Images | @GettyImages

Por: Facundo Olguín | @Facunicolas23

Con Harden como máximo artillero con 37 unidades -6 de 13 triples-, los texanos se quedaron con el primer duelo por 123-108.

Uno de los duelos más parejos de la Conferencia Oeste enfrentó a Houston Rockets contra Oklahoma City Thunder, el cuarto contra el quinto, respectivamente. Sin Russell Westbrook en cancha, los texanos quisieron demostrar por qué son uno de los equipos más goleadores. Pero enfrente, Chris Paul y las jóvenes apuestas de Oklahoma City se lo quiso hacer imposible. Bienvenidos al Juego 1 de una serie que sacará chispas.

Cada uno apostó al juego que más le convenía. Por el Thunder, el juego en el poste bajo con Gallinari y Adamos fueron sus armas principales; mientras que en Rockets, sus primeros minutos sólo se encargó de ejecutar tiros de media o larga distancia con Harden o Tucker. Pero hubo algo en que los dos coincidieron: las dificultades en llegar al campo antagónico, lo que provocó varias pérdidas de balón. Más de ocho minutos de goleo bajo, hasta que los dirigidos por D’Antoni pudieron tomar una mínima distancia de seis (13-19) por las intervenciones de Harden y Rivers desde la línea, más un doble con bonus de Green. La diferencia entre ambos se puede explicar con la cantidad de tiros e intentos que tuvieron los Rockets desde larga distancia. Anotó 5 de 14 intentos (37%), mientras que su rival sólo uno -de Denis Schroder- en seis intentos. Así, con un triple sobre el cierre de McLemore, el primer cuarto fue de Houston por 28-20.

El buen momento de los Rockets se extendió durante tres minutos. Un parcial de 9-0, con dos triples de House y los dobles de Gordon y Green, sacaron la diferencia a 17 (37-20). Diallo y Muskala cortaron con la sequía de OKC con tiros externos para poner a los suyos de nuevo en pelea. Pero rápidamente, Gordon se aprovechó de la siesta defensiva del Thunder y, con una canasta con bonus, volvió a poner la diferencia a quince (45-30). Oklahoma se nubló en ambos campos sin Paul en cancha. Por más que Gilgeous-Alexander o Gallinari intentaran bajar la diferencia, no encontraron tiros cómodos y, en defensa, tardó en tomar marcas. Así lo aprovecharon McLemore y Green con los tiros externos y pusieron la máxima a 23 (58-35). A Donovan no le quedó otra que mandar de nuevo a la cancha a su máxima figura y, lentamente, el equipo repuntó con la doble base junto a Schroder para bajar la diferencia a doce (58-46) a un minuto para el descanso del medio tiempo. En el cierre, a pesar de las buenas intenciones de Adams y Gallinari, se toparon con la efectividad de Green en los triples y la viveza de Harden para el dos más uno que decretó el 68-52

Para no perderle pisada a su rival, los dirigidos por Donovan tenían una cuenta pendiente: la defensa, ya que todo buen ataque proviene de lo que hacés en campo propio. Por momentos, fue una piedra en el zapato por la lentitud para volver a defender, por lo que Covington y Harden le sacaron jugo, pero no fue el único frente. Entre Chris Paul y Gilgeous-Alexander atosigaron en primera línea, lo que les permitió salir con superioridad numérica y apostar a los internos. Lentamente, fueron descontando y, con ocho para el cierre, pusieron el trámite a diez (68-78). Aunque todo fue en vano. Los desórdenes defensivos de OKC le siguieron dando un dolor de cabeza, y entre McLemore y Harden estiraron la ventaja a 23 (98-75) con tres minutos en el reloj. El rubro “triples” siempre fue una de las armas para los texanos, pero esta vez, hasta la suerte estaba de su lado. Gordon lanzó desde dos pasos delante de mitad de cancha y, tras un rebote en el soporte, entró limpia. La moral del Thunder estuvo un escalón más abajo que en cuartos anteriores y eso se debió al entrar 83-104 abajo en el último período.

El telón final fue agua en el desierto. Entre Diallo y Gallinari de tres y Paul rompiendo líneas, trataron que la diferencia no sea tan amplia al final de cuentas, pero la eficacia pareció haberse esfumado. En casi cuatro minutos, el parcial era de 9-2 (92-106). Del otro lado, en un parpadeo, con seis puntos consecutivos y una asistencia a House para el triple, volvió a aumentar la diferencia a 21 (94-115) con menos de cinco minutos para el final. El mal andar de su equipo hizo que Chris Paul se muestre fastidioso. Más allá de algún insulto al aire, respondió con dos triples y un doble consecutivos para el 102-115. Oklahoma pagó caro los errores defensivos dejando penetrar sólo a Green o Harden, que pusieron el 121-104 a dos de la última bocina. Historia definida y el primer punto de la serie se fue a Texas. Ganó Houston, con 20 de 52 en triples, 123 a 108.

SÍNTESIS:

OKLAHOMA CITY THUNDER (108): Chris Paul 20, Shai Gilgeous-Alexander 9, Terrance Fergurson 6, Danillo Gallinari 29, Steven Adams 17 (FI); Darius Bazley 9, Deonte Burton 0, Hamidou Diallo 7, Mike Muscala 3, Abdel Nader 0, Andre Roberson 0, Nerlens Noel 2, Denis Schroder 6. Entrenador: Billy Donovan.

HOUSTON ROCKETS (123): James Harden 37, Eric Gordon 21, Danuel House Jr 9, PJ Tucker 11, Robert Covington 3 (FI); Bruno Caboclo 2, DeMarre Carroll 0, Michael Frazier 0, Jeff Green 22, Ben McLemore 14, Austin Rivers 4; Tyson Chandler y Luc Mbah a Moute no jugaron. Entrenador: Mike D’Antoni.

Parciales: 20-28, 32-40 (52-68); 31-36 (83-104), 25-19 (108-123).

Árbitros: James Capers – Josh Tiven – Derrick Collins.

Estadio: The Field House, ESPN Wide World of Sports (Orlando, Florida, Estados Unidos).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*