MONTERREY 1 – NECAXA 1: RAYADOS POR LA FALTA DE VICTORIAS

Foto: @Rayados

Por: Marcelo Patroncini

Dos históricos de México volvieron a complicarse en sus aspiraciones a pelear arriba cuando repartieron unidades en la noche de Guadalupe. Los Rayados de Antonio Mohamed y los Electricistas de Luis Sosa igualaron 1 a 1 dejando pasar la chance de ubicarse mejor en la tabla de posiciones.

Monterrey arrancó siendo amplio dominador del pleito ante un Necaxa que sólo veía de lejos la portería de Luis Cárdenas. No obstante, el gran trabajo defensivo del elenco de Aguascalientes le permitía a Luis Malagón no tener tanto trabajo a pesar del peligro que generban Avilés Hurtado, el holandés Vincent Janssen, y el ex River, Rogelio Funes Mori.

Los de Sosa recién intimidaron la cueva contraria antes de la media hora cuando Lucas Passerini interceptó una flojísima salida en defensa del conjunto local y castigó con un remate cruzado que tapó con creces Cárdenas. Desde ese entonces, el conjunto rojiblanco empezó a arriesgarse más en ofensiva pero también recibía las réplicas de los Rayados que molestaban, por ejemplo, con un zapatazo de Jesús Gallardo que encontró la notable respuesta del arquero así como dos cabezazos de Funes Mori que también tuvieron destino de guantes.

En la complementaria, Monterrey pudo abrir la cuenta por intermedio de Janssen pero su tiro dio en la cara externa de la red. Sin embargo, los del «Turco» Mohamed tuvieron su premio a tanta búsqueda cuando Dorlan Pabón sacó un bombazo desde afuera del área que se incrustó en el ángulo superior derecho de Malagón en lo que pudo ser sin dudas el mejor gol del campeonato. El dueño se casa se ponía arriba 1 a 0 sobre un Necaxa que debió reaccionar para llevarse algo para Aguascalientes.

Pabón tuvo en sus pies el segundo pero su remate rasante fue resuelto con creces por el guardameta de los Electricistas. Y, cuando parecía todo controlado por los Rayados, la escuadra de Sosa encontró la parda cuando David Cabrera ejecutó un tiro libre a la olla, Cárdenas calculó muy mal, y por detrás de todos apareció el cabezazo del español Unai Bilbao para poner cifras definitivas en Guadalupe.

En la recta final del pleito, ambos intentaron ganarlo pero volvieron a mostrar las falencias del primer tiempo. Así, con el empate 1 a 1, tanto Monterrey como Necaxa demostraron estar algo distanciados de la victoria y perdieron una gran oportunidad de arrimarse y prenderse en los puestos de vanguardia.