FÓRMULA 1: BATALLAS TECNOLÓGICAS – LOS FAMOSOS ALETINES

Gentileza: Motorsport

Desde los orígenes de la Fórmula 1, la tecnología y el desarrollo siempre fueron a más, empezando por cómo hacer motores más eficientes, pasando por las dimensiones de los chasis como también el tamaño y los grados de los alerones cuando éstos empezaron a surgir por la década del ’70.

Los equipos, al tratar de sacar una ventaja que les hagan ganar unos segundos de diferencia a sus rivales, históricamente buscaron puntos ciegos en el reglamento, esos lugares a donde la FIA nunca se había puesto a analizar si era conveniente permitir nuevos reglajes que beneficiaran la categoría.

Eso fue lo que hizo Tyrrell en 1997, implementando aletines en los costados del coche para capturar aire limpio y que el flujo sea más continuo, por lo que generaría una mayor estabilidad sobre todo en circuitos de gran carga aerodinámica como Brasil, Ímola o nuestro querido Gálvez.

Para la temporada siguiente, otras escuderías como Prost, Jordan, Sauber y la misma Ferrari tomaron nota, usando estas modificaciones en algunas carreras hasta que la Federación decidió tomar cartas en el asunto al ver que cada uno hacía lo que se le antojaba con su monoplaza, prohibiéndolas al adjudicar la peligrosidad de las mismas hacia otros pilotos debido a lo fácil que se desprendían de los coches.

Entre 2007 y 2008 se volvió a utilizar algo similar en todos los equipos, regresando a los aditamentos que facilitaban la estabilidad de los Fórmula 1 para así poder mantener la velocidad en las curvas. Finalmente el reglamento del 2009 ya prohibía terminantemente cualquier cosa que modificara la estructura de los autos, haciéndolos más atractívamente visibles según las distintas opiniones en esa época y poniendo un cierre a la carrera de ver quien contaba con más aletines en su auto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *