AMÉRICA 3 – SANTOS LAGUNA 1: CUANDO DIOS HIZO EL EDÉN, PENSÓ EN AMÉRICA

Foto: @ClubAmerica

El paraíso absoluto es para las Águilas del «Piojo», Miguel Herrera, que con un indiscutible 3 a 1 sobre los Guerreros quedaron como punteros en soledad de la elite mexicana al cabo de la cuarta fecha. Para los Azulcremas anotaron el ex Boca, Leonardo Suárez, así como también el otrora Racing, Roger Martínez.

Al Santos Laguna le agarró una terrible jaqueca cuando desde temprano se puso en desventaja por el simple hecho de terminar mal una jugada que pudo significar la apertura del marcador para ellos mismos. América le robó el esférico a Julio Furch, elaboró una contra magistral, y Francisco Córdova descargó con un pase filtrado hacia Martínez que pisó el área y definió con clase ante la estéril respuesta de Carlos Acevedo.

El dueño de casa amplío la diferencia antes de la media hora inicial en el DF. De una salida en falso del guardameta visitante, el Martínez que supo brillar en Aldosivi y Racing así como también en el Villarreal de España, se metió dentro del rectángulo mayor con pelota dominada, pinchó el esférico, y Suárez de cabeza anotó el tanto número 5000 de la historia Azulcrema superando en esos valores a clubes como Racing o Vélez en el profesionalismo argentino por ejemplo.

El golpe de nocáut lo propinó el América a los 31 minutos del primer tiempo. Otra vez de cabeza, pero esta vez en el cráneo del uruguayo Federico Viñas, le permitieron a los del «Piojo» poner las cosas 3 a 0 con todavía dos tercios de contienda por delante. El asunto estaba completamente liquidado en Distrito Federal. Santos Laguna también comprendía con quién se estaba midiendo aunque, a partir de ese entonces, comenzó a tener algo más de protagonismo.

En el arranque de la segunda mitad pudo descontar el chileno Diego Valdés pero su bombazo se fue apenas por arriba del travesaño. Los de Guillermo Almada tenían serias intenciones de achicar la brecha que parecía, de todos modos, inalcanzable. No obstante, en una acción donde el referí debió apoyarse en el VAR, Fernando Gorriarán tuvo en sus pies el tanto del honor desde los doce pasos para le conjunto Albiverde cuando iban 20 de la complementaria.

Otra hubiese sido la historia tal vez si no estaba el «Memo», Guillermo Ochoa, para desactivar un zapatazo letal de tiro libre que tuvo Valdés y que encontró la mayestática respuesta del guardameta de la Selección Nacional. Si no entró esa, Santos Laguna comprendió que el asunto estaba perdido. Y América celebró el 3 a 1 que los deposita en el jardín de lo más alto y en soledad al cabo de esta cuarta fecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *