FÓRMULA 1: SHELL, MÁS QUE UN PATROCINADOR

Gentileza: Motorpasión

Considerada la empresa con mayor caudal de dinero del mundo, la petrolera anglo-holandesa estrechó lazos con la máxima desde los comienzos de ésta última, siendo la Scudería Ferrari su mayor aliada a lo largo de la historia.

Desde 1950 a 1974 las compañías socias vieron pilotos de la talla de Alberto Ascari o Juan Manuel Fangio utilizar sus desarrollos tecnológicos al tal extremo de lograr campeonatos y, por consiguiente, hacer creciente el prestigio de ambas.

Para 1974,  el equipo italiano tomó la decisión de contar con la petrolera italiana AGIP, haciendo un paréntesis de ésta longeva relación hasta 1995. Con la llegada de Michael Schumacher y Jean Todt, Shell y Ferrari volvieron a formar una alianza que, por los resultados obtenidos, pulverizando récord tras récord y siendo solamente amenazados por el presente de Mercedes, parece inquebrantable. Doce títulos de constructores y once de pilotos demuestran que ambas tecnologías unidas son de lo mejor que se haya visto nunca, aproximándose a los 700 GP juntas.

Pero la multinacional no sólo es reconocida por ser el partener de Ferrari, sino que también tuvo sus momentos de gloria con Mclaren de la mano de Niki Lauda, Senna y Prost, con siete campeonatos entre los tres y monopolizando la década del ’80. A su vez, es patrocinador de la categoría viéndose sus publicidades en cada circuito alrededor del mundo y fue proveedor de decenas de equipos a lo largo del tiempo, sumando en total más de 25 títulos. A pesar de ser una compañía controversial en muchas ocasiones, Shell siempre será sinónimo de Fórmula 1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *