PORTLAND TIMBERS 2 – ORLANDO CITY 1: VALERI POR OTRO TÍTULO

Foto: @TimbersFC

Los Madereros consiguieron un nuevo título en la elite de los Estados Unidos. La escuadra de Oregon repitió el logro del 2015 donde, justamente, contaban con Diego Valeri en este equipo. Su segunda estrella de la MLS se consiguió en Disney tras vencer por 2 a 1 a los Leones que se quedaron en el umbral de su primer festejo.

Quedó ahí nomás en 2018, se tomó un año sabático lejos de los primeros planos, y volvió recargado en este extraño 2020. Portland Timbers le demostró al país y al mundo ser una de las franquicias que buscará posicionarse entre los mejores del globo terráqueo con un gran trabajo del venezolano Giovanni Savarese, y el sostén de un plantel que se reencontró con la gloria máxima en siete partidos.

Se midieron demasiado y la realidad fue que Orlando City no supo como entrarle a su oponente en casi toda la noche. Bien abroquelado en defensa, el elenco de Oregon conseguía algo de oxígeno cada vez que la caprichosa pasaba por los pies de los dos argentinos que estaban en cancha. Sin embargo, hubo que esperar casi hasta la media hora del encuentro para tener una emoción concreta que, encima, terminó en gol.

Iban 26 minutos del capítulo inicial cuando los de la Madera tuvieron un tiro libre que debía caer en forma llovida dentro del área. Valeri le dio una linda rosca y Larrys Mabiala esbozó una hermosa palomita para batir la resistencia de Pedro Gallese y estampar el 1 a 0. Todo indicaba que ese tanto abriría un pleito que parecía herméticamente sellado pero nada de ello suciedo ya que los de Oscar Pareja supieron igualar rápidamente para convertir nuevamente a la final de la MLS en una partida de ajedrez.

A cinco para el final del primer tiempo, Orlando City consiguió la paridad en el score tras una gran corrida del portugués Nani por izquierda. El hombre que supo brillar en el fútbol de Inglaterra mandó el centro al corazón del área, Eryk Williamson bloqueó a medias la trayectoria y, el uruguayo Mauricio Pereyra, aprovechó que el esférico estaba boyando en la puerta del rectángulo menor para empujarla hacia las redes de Steve Clark.

No obstante, en un juego muy cerrado, Portland apostó a la física pura. La decantación, el ir gota por gota, el desgastar a su rival fue la clave para quedarse con el título en esta escueta pero entretenida temporada de la MLS. Y así fue como en una ráfaga, los de Savarese doblegaron a los del colombiano Pareja. Valeri exigió con un remate venenoso que Gallese desvió al córner contra la base de su palo derecho. De ese tiro de esquina, Jeremy Ebobisse tuvo su gran oportunidad pero no pudo anotar porque fusiló al guardameta y encontró la notable respuesta del peruano que volvía a mandarla por línea de fondo. Sin embargo, la tercera fue la vencida, y tras volver a estar en órbita una nueva pelota parada, Williamson castigó como pudo, encontró en el camino las piernas de su compañero Dario Zuparic, y el croata le cambió la trayectoria para poner cifras definitivas en Disneylandia.

Recién sobre el epílogo se puso algo más entretenida la final ya que los perdedores apostaron a todo o nada, tuvieron sus chances y también dejaron espacios para que su rival cuente con algunas. Robin Jansson probó suerte con un tiro libre pero el disparo del sueco se fue pidiendo permiso por el palo derecho izquierdo de Clark. También el empate pudo llegar en los pies de Kyle Smith pero se apresuró, se emocionó, nunca le quedó cómoda la pelota, y la terminó mandando por arriba del travesaño. Así también los Leones padecieron a Valeri en un contragolpe aunque Gallese, nuevamente, volvió a brillar para evitar otra caída de su valla.

Orlando City, que quería festejar en su ciudad pero no en su casa, que buscaba consagrarse por primera vez en la elite de los Estados Unidos, debió conformarse con un papel súper dignísimo y un segundo puesto que nadie olvidará. Portland Timbers se impuso por 2 a 1, Valeri alzó la copa como capitán, y volvió a dar la vuelta olímpica después de cinco años. El campeón en Disney, fue de Oregon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *