FÓRMULA 1: LAS FLECHAS DE MITAD DE PELOTÓN

Gentileza: elotroladodelascarreras.blog/

Las Flechas, (Arrows en ingles) equipo constituido en 1978 por 5 jóvenes empresarios, quienes conformaban las iniciales de sus apellidos el nombre, supo tener detrás de su volante a promesas del automovilismo de aquel entonces, donde, en los años 70, el promedio de edad de un principiante para subirse a un F1 era de 30 años.

Conductores de la talla de Riccardo Patrese y Jochen Mass, y más adelante hasta un campeón del mundo como Alan Jones, habiendo recalado en el equipo luego de su paso victorioso por Williams (formaba dupla con Carlos Reutemann) hacían pensar que el equipo podría dar el paso que faltaba para dar pelea a la vanguardia de la categoría aunque eso nunca sucedería.

Tras 20 años de mermar en mitad de tabla e incluso una venta a un empresario japonés que realizaría una poderosa inversión y renombraría a Footwork, el equipo nuevamente quedo a un paso de la desaparición cuando Ohashi, el propietario de Arrows, decidió abandonar la categoría por falta de fondos y patrocinadores.

En este contexto aparece Tom Walkinshow, un importante empresario británico quien tenía su propio equipo, Tom Walkinshow Racing (TWR), y que en la década del 90 comenzó su incursión en la F1, primero con Benetton (reclutó a Schumacher en su partida de Jordan) para luego mudarse por una temporada en Ligier (1995) en la que adquirió el 50% del equipo. Al no poder obtener el otro 50 restante decidió dejar el proyecto y comprar la totalidad de Arrows, proyectando un futuro equipo contendiente y contratando al campeón vigente de la temporada 1996 en Damon Hill, junto a un piloto brasileño de partener en Pedro Diniz (familia dueña de Parmalat).

Ese 1997 Arrows, potenciado por motores Judd-Yamaha, nunca estuvo a la altura de llevar los números 1 y 2. Gracias al estatus de campeón de Hill, quien fuera el encargado de darle por 70 vueltas una posible primera victoria a Arrows desde su fundación aunque en la última giro un fallo la caja de cambios que lo depositó en segundo lugar, terminando la temporada en 8vo lugar.

Para 1998, DH tomó la decisión de mudarse a Jordan por lo que recalaron en un joven finlandés, Mika Salo, y el equipo tuvo una imperceptible mejora, puntando ambos pilotos en Mónaco y un 5to puesto en Bélgica de Diniz. La situación de la temporada siguientes, con el novato español Pedro de la Rosa y el japonés Tora Takagi en el volante, no fue a mejor a pesar de que el auto se lo veía mas fiable que los últimos dos campeonatos.

Los tres años venideros fueron más de lo mismo. Lo máximo que podría aspirar Arrows sería el fondo del pelotón y competir por las últimas posiciones con Jaguar y Minardi. Malas decisiones, incluyendo deudas con la familia Diniz y problemas legales con el principe nigeriano dueño de la empresa T-Minus (ex patrocinador del equipo), falta de fondos y por consiguiente de pago a los pilotos que corrieron en esa ultima temporada 2002, hicieron que la escudería no pudiera terminar el año ni clasificar en el GP de Francia (mitad del calendario).

A continuación, Arrows entraría en liquidación, llevándose un final triste de un equipo que lleva el récord de mayor cantidad de largadas (382) sin victoria alguna. ¿Podrá éste equipo histórico volver a competir nuevamente en la máxima? El tiempo será quien lo determine.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*