FÓRMULA 1: LAS MUJERES EN LA COMPETICIÓN

Gentileza: Marca

Allá por 1958, cuando era un incipiente deporte que tan sólo contaba con ocho temporadas de vigencia, una joven napolitana de 32 años llamada María de Filippis fue convocada a participar en el GP de Mónaco, siendo la primera en incursionar en la categoría.

A pesar de que no logró entrar en la fase clasificatoria (en aquella década sólo la mitad de los pilotos ingresaban para formar parte de la carrera el día siguiente), De Filippis tuvo una oportunidad para demostrar sus habilidades al volante tras previos consejos del ‘Chueco’ Fangio, ya que ambos manejaban el mismo auto -Maserati 250 F-, aquel con el que el argentino se consagrara por última vez en 1957.

La siguiente carrera disputada en Bélgica, en la que habilitaron a todos los corredores a disputar el GP independientemente de su puesto clasificatorio, logró un aceptable décimo puesto siendo la única fémina en finalizar una carrera en los primeros veinticinco años de la Fórmula 1. Para la temporada siguiente no contó con el respaldo suficiente, dejando la categoría y generando una brecha de quince campeonatos sin una mujer al volante.

Leila Lombardi, una piloto ya experimentada en categorías menores de monoposto, fue contratada por la escudería March a mediados de la década del 70, siendo la única en lograr puntuar un sexto puesto en el accidentado GP de España de 1975, marcado por el clásico accidente de Rolf Stollman al romperse el alerón trasero de su auto y salirse de pista disparado hacia las gradas, provocando la muerte de 5 espectadores. A su vez, también tiene el galardón de ser quien más cerca estuvo de culminar una temporada.

Finalizando séptima en Núrburgring, y tras una prueba en Williams, Lombardi consiguió renovar para March en 1976, pero con pobres resultados en esa escudería y en Brabham, al finalizar el año decidió abandonar la Fórmula 1 y convertirse en la última mujer en competir en un GP.

Más de 40 años pasaron y sólo fueron prácticas libres en donde ellas formaron parte de un Gran Premio, incluyendo a la esposa del actual Director General del equipo Mercedes AMG Petronas, Susie Wolff. En la última década, los rumores de hacer una categoría sólo de mujeres aumentaban y así se hizo realidad en 2019, siendo ideado por varios miembros del automovilismo internacional,  incluyendo a los ex Mclaren David Coulthard y Adrian Newey, creando un paralelo de la Fórmula 3.

Sin embargo, las críticas no se hicieron esperar. El automovilismo, el único deporte al que nunca se lo había segregado por géneros, sufre la división que, por otro lado, genera una buena iniciativa para que surjan jóvenes talentos que algún día tengan la ilusión de formar parte de la grilla de F1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *