FÓRMULA 1: ÍMOLA 2001 – LA DEBACLE DE LOS PILOTOS ARGENTINOS

Gentileza: MotorPasion

Lejos, muy lejos quedó el 15 de abril del 2001. La última carrera de Gastón Mazzacane para Prost GP, cuando nadie en ese momento sabía que nuestra querida Argentina pasaría 20 años sin un representante en las pistas de la máxima, siendo más de 40 sin contar con un piloto competitivo como lo fue Carlos Reutemann. Ni hablar de campeonar como lo supo hacer el ‘Maestro’.

La gran pregunta que debemos hacernos es qué se está haciendo de manera equivocada para que no hayan corredores que puedan incursionar en la Fórmula 1 porque, como fue señalado anteriormente, pasó tiempo de tener uno que esté a la altura de los grandes como Reutemann, Froilán Gonzalez y obviamente Juan Manuel Fangio.

¿Les faltan patrocinadores? ¿No tienen la oportunidad de llegar a un equipo de mitad de tabla para arriba? La realidad es que una buena parte de los pilotos de esta época, incluyendo a los reconocidos mundialmente, comenzaron con un gran esfuerzo de sus familias para iniciar sus carreras en el automovilismo como por ejemplo Schumacher, Alonso o Hamilton.

En los primeros dos casos, no contaban con sponsors de peso ni mucho menos condujeron un coche de vanguardia en sus comienzos en la F1 (Jordan y Minardi respectivamente) por lo que se ganaron el respeto y los contratos importantes a base de resultados con el material que tenían; ni hablar del último que tuvo que luchar contra todo un sistema en el que la discriminación racial predominaba y la Fórmula 1 era un ‘deporte de blancos’ hasta ese entonces.

Contrastando con los tres últimos representantes argentinos, los cuales han sabido realizar un gran sacrificio para llegar a pertenecer pero por diversos motivos nunca se establecieron, quizás les faltó ambición y competitividad, pequeña diferencia que a los europeos nombrados les sobraba.

En los 2000 coquetearon con la Fórmula 1 tanto Esteban Guerrieri (probando el Jordan de 2005) como ‘Pechito’ Lopez, haciendo lo propio para un incipiente equipo campeón en Renault (2003 y 2005), donde hubiese sido interesante verlos en acción ya que ambos se destacaron en pistas internacionales.

Luego un vacío importante separa desde estos dos últimos pilotos hasta hoy, ya han pasado mas de 15 años, por lo surge la pregunta obligada: realmente ¿hay talento automovilístico en Argentina hoy en día?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *