EL VIDEOANÁLISIS EN PRIMERA PERSONA Y LA FORMACIÓN DE UN GRUPO PARA GANAR DERECHOS

La vida del videoanalista es una artesanía viviente. Se trata de la figura «oculta» y sin reconocimiento oficial detrás de cada cuerpo técnico. Observan miles de horas de partidos de fútbol y «codifican» todos los hechos en un campo de juego en un análisis que, a simple vista, no se ve. Pasan inadvertidos. Muchas veces se mezclan entre la gente con sus costosos y funcionales equipos. Trabajan a la par de un entrenador de fútbol y requieren de paciencia, conocimiento y profesionalismo.

El videanálisis es una herramienta fundamental en el deporte actual y su utilización crece considerablemente en el deporte moderno. No es solo ver fútbol, significa desgranar los detalles «invisibles» del juego en lo individual como en lo colectivo en el equipo propio y en el rival.

Bruno Olivetto trabaja de videoanalista hace cuatro años en el Cuerpo Técnico de Eduardo Domínguez, hoy en Colón de Santa Fe, y no se pierde ningún detalle ni de entrenamientos ni de partidos propios ni de los rivales. «En la previa a cada encuentro, se observan cuatro ó cinco partidos anteriores del rival. Se le dedica aproximadamente tres horas a cada duelo del contrincante y como cinco horas al propio. Hoy también se usa mucho en los entrenamientos para buscar mejoras en los ejercicios físicos y tácticos», explica el actual trabajador del Sabalero que ya viajó a Santa Fe y está realizando la cuarentena correspondiente por haber llegado desde la Ciudad de Buenos Aires.

Bruno Olivetto en plena acción analítica de la victoria ante Rosario Central por la primera fecha de la Copa de La Superliga.

A la ardua tarea de los días previos, a Olivetto se le suma la (linda) presión de la meticulisidad en cada informe y la labor activa antes, durante y después de los noventa minutos. El momento de acción de todas las horas de fútbol estudiadas toman relevancia en la rutina de la charla de video que se lleva a cabo en los instantes preliminares al juego. «Hoy, los jugadores le dan más interés, igualmente hay que recordar que somos una herramienta de ayuda y colaboración. Más que nada tratamos de reducir un poco la incertidumbre con trabajo específico de rivales y propio que le facilitamos al entrenador para que él después vea qué y cómo conviene transmitirlo, enviarlo o reproducirlo», cuenta el integrante del Cuerpo Técnico del conjunto santafesino y detalla: «Durante el partido instalamos dos cámaras, una computadora, una tablet y analizamos las acciones con un software particular para cortar jugadas. En el entretiempo baja un ayudante con información escrita y luego nos dedicamos a terminar análisis durante el segundo tiempo. Al finalizar hacemos el análisis del partido seleccionando las jugadas que creemos buenas y a corregir».

La cuarentena obligó a modificar el estilo y el ritmo de la producción pero no fue un problema para Bruno Olivetto. «El trabajo estuvo más relacionado en la colaboración en los planes físicos para la semana del preparador físico Pablo Santella, programar charlas por Zoom para que los técnicos estén en contacto con jugadores. Desde el análisis, solo tuvimos un partido para estudiar (NdeR: vs. Rosario Central (1-0) por la primera fecha de la Copa de la Superliga), el cual vimos unas diez veces (Risas). Si se compararon acciones con las de otros jugadores para mostrarles a los nuestros lo que buscamos para el futuro respecto de movimientos y funciones», cierra sobre su actividad durante el parate obligado por la pandemia del coronavirus.

LA FORMACIÓN DEL «GRUPO DE VIDEOANALISTAS SUDAMERICANOS»

La unión hace la fuerza en los trabajadores del videoanálisis en el continente y por eso, surgió la idea de la formación del «Grupo de Videoanalistas Sudamericanos». Son alrededor de 250 profesionales de la materia que se organizaron en los últimos meses para buscar visibilización y derechos desde su espacio gracias al trabajo de sus fundadores: Bruno Olivetto, Pablo Fornasari, Carlos Di Pasqua, Darío Curti, Maximiliano Carratello y Lucas Rivas.

«Le dimos orden, asumimos la responsabilidad de ir sumando analistas y sin darnos cuenta en menos de un mes éramos casi 250 de toda Latinoamérica. Es un proyecto a largo plazo con el objetivo de lograr profesionalizar la tarea para tener derechos y obligaciones dignas. Necesitamos el reconocimiento internacional por CONMEBOL y facilidades a nivel local», reconoce Bruno Olivetto, uno de los integrantes de este grupo que además informa: «Mientras tanto estamos unidos para ayudarnos, colaborar entre nosotros en viajes de visitante, con partidos, sumar capacitaciones, mostrar aplicaciones y software. Intentamos generar contenido para capacitarnos y mejorar nuestra actividad».

El Grupo de Videoanalistas Sudamericanos es una realidad y la unión de estos profesionales servirá para pisar más fuerte en este mundo deportivo que los necesita en mayor medida para optimizar el trabajo de los cuerpos técnicos.

El logo oficial del Grupo de Videoanalistas Sudamericanos.

2 pensamientos sobre “EL VIDEOANÁLISIS EN PRIMERA PERSONA Y LA FORMACIÓN DE UN GRUPO PARA GANAR DERECHOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *