TORINO 2 – ROMA 3: V, EN NÚMEROS ROMANOS

Foto: Roma Oficial

La V es de victoria pero, en números romanos, significa cinco. Esa fue la cantidad de goles que hubo en la noche de Turín y también el puesto que se aseguró el elenco de Paulo Fonseca en la actual temporada de la Serie A. El elenco Giallorossi se impuso por 3 a 2 sobre otra deslucida actuación del Toro y se aseguró el viaje a la Europa League sin ingresar a la zona de repechaje.

Roma se vengó de aquél Torino que andaba como una verdadera máquina y que, en el invierno europeo, le había ganado 2 a 0 en el Olímpico de la capital italiana. Esta vez, y con un motor más afinado, los dirigidos por el portugués fueron más que la escuadra de Moreno Longo para asegurarse los tres puntos que le permitieron aferrarse a la quinta colocación que ni siquiera el Milan, en franca levantada, podrá quitarle.

Fue bastante entretenido el pleito entre estos dos equipos. El local lo tuvo a los 2 minutos de juego cuando Sasa Lukic castigó con destino de red pero el esférico se desvió en un rival y se perdió al tiro de esquina. La réplica de la visita no tardó en llegar y, cuando iban 7 del capítulo inicial, Leonardo Spinazzola exigió a un Samir Ujkani que respondió con creces.

El ida y vuelta le jugó una buena pasada al Torino. En un contragolpe, Simone Zaza halló mal parada a la defensa y metió un gran pase filtrado para el español, Alex Berenguer, que mano a mano con su compatriota, Pau López, optó por esquivarlo y definir con toda la cueva a su merced. Eso sí, el 1 a 0 duraría poco porque la Roma reaccionó y empató al cuarto de hora con una gran jugada colectiva entre Bryan Cristante, la asistencia de Henrikh Mkhitaryan y la sutil definición de la figura de la cancha, Edin Dzeko.

La escuadra Giallorossi empezó a encontrarse con espacios que, sumado a la tranquilidad del 1 a 1 parcial, le dieron tiempo para pensar y arrinconar al Granate. En ese momento, los de Fonseca eran levemente superiores a los de Longo y el premio llegó a los 22 minutos cuando, el inglés Chris Smalling, saltó más alto que el resto y conectó de cabeza un córner desde la izquierda para torcer el rumbo del marcador.

Roma se adueñaba de los piolines de la contienda, quería más, aspiraba a eso, pero debía conformarse con llegar al descanso con el 2 a 1 y con un tiro libre de Aleksandar Kolarov que se estrelló contra el palo derecho del arco defendido por Ujkani. El Torino, en contrapartida, volvía a mostrar esas lagunas y esas mesetas colectivas que lo llevaban a la intrascendencia en los últimos cotejos.

El local amenazó apenas en el inicio de la complementaria con un disparo del francés, Soualiho Meité, que controló sin problemas López. Y, la visita, en la que tuvo, empezó a bajarle la cortina a la noche del norte italiano. Porque Koffi Djidji directamente fue a derribar a Dzeko dentro del área, Marco Piccinini ni siquiera dudó en sancionar el penal, y Amadou Diawara no perdonó desde los doce pasos.

Golpeados en lo más profundo, los del elenco Granate salieron a levantarse el autoestima y hasta pusieron en jaque al ganador. Simone Verdi impactó un bombazo contra el palo izquierdo de la retaguardia romana y, Wilfried Stephane Singo descontó a los 19 minutos con un zapatazo cruzado que venció la resistencia del arquero Giallorossi para ingresar mansita al fondo de la red.

Pero el Torino estuvo lejos de la parda, ni siquiera estuvo cerca con el ingreso del «Gallo», Andrea Belotti, y hasta le dio espacios a su contrincante para liquidar el pleito de contragolpe. Roma, en una noche con cinco goles, sumó un nuevo triunfo. El 3 a 2 dejó a los de Fonseca en el puesto cinco de la Serie A y, de ahí, no se moverá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *