REAL SALT LAKE 0 – MINNESOTA UNITED 0: EMPATE A CONVENIENCIA

Foto: @MNUFC

Segundo empate sin goles desde que regresó la MLS en los Estados Unidos. Esta vez, los Bribones y los de Burdeos y Cobalto igualaron 0 a 0 en Orlando para quedar muy bien parados de cara a una posible clasificación para los octavos de final de la elite yankee.

Tras un primer tiempo para el olvido, Real Salt Lake y Minnesota United ofrendaron algo más en la complementaria pero cuidándose mucho en la retaguardia. Es que tanto los Frederico Juárez como los del inglés, Adrian Heath, sabían que una derrota podía complicar el panorama mientras que la parda no era tan deleznable.

El capítulo inicial tuvo una jugada buena por bando. A los 10 minutos Corey Baird sacó un bombazo desde afuera del área que despejó con creces el guardameta de los Bribones, Tyler Miller. La otra situación fue en el costado opuesto de la cancha, cuando la etapa inicial estaba próxima a caducar, y fue la más clara de la noche. Robin Lod pisó el rectángulo mayor y sacó un lindo disparo que se estrelló en el palo derecho de Zac Mac Math. El remate del delantero de Finlandia generó un rebote que le quedó servido a Ethan Finlay pero, el norteamericano, de palomita, se la cedió a los guantes del portero del elenco Burdeos y Cobalto.

En el segundo tiempo las acciones fueron parejas pero mostraron otro ímpetu los protagonistas. El argentino Pablo Ruíz probó de media distancia encontrando la notable respuesta de Miller. En la contra, Lod hizo todo bien pero su remate esquinado halló la notable salvada de Mac Math que tuvo que esforzarse arrojándse hacia su izquierda. Parecía que Real Salt Lake y Minnesota United querían armar juego aunque nada de ello sucedió.

Los muchachos de Heath volvieron a merodear el área rival con un cabezazo de Lod que se fue apenas alto y con un bombazo de Jan Gregus que careció de puntería. Y, sobre el final, los de Juárez contaron con una linda acción colectiva que por cuestión de milímetros no llegó a definir como quería el uruguayo Marcelo Silva viendo como su disparo cruzado se iba besando el caño diestro de la cueva rival.

A falta de un encuentro para cerrar el grupo, tanto Real Salt Lake como Minnesota United vieron con buenos ojos este 0 a 0. Perder no era negocio para ninguno, ganar les aseguraba el pasaje a octavos de final, pero el reparto de unidades los dejó prácticamente entre los mejores dieciséis e incluso sabiendo que, con otra parda, no dependerán de nadie para seguir con vida en este petit torneo de la MLS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *