TEMPERLEY: A TRECE AÑOS DEL BERANGER CUBIERTO DE NIEVE

Foto: @TemperleyOK

Soñado. Como el estadio. Como muchos suelen llamar al Alfredo Beranger. Porque sí un día normal es el «Teatro de los Sueños», verlo cubierto de nieve, en un fenómeno sumamente inusual para el área metropolitana de Buenos Aires, lo ha sido mucho más. Un 9 de julio de 2007, hace exactamente 13 años, Turdera vivía una de las jornadas extra-deportivas más maravillosas como varios lugares de la zona sur.

Los noticieros trataban de desmentir lo que finalmente sucedió. Es que en la zona no nevaba desde junio de 1918 y, esas casi nueve décadas sin este tipo de precipitaciones, obligaban a los climatólogos a tener cierta desconfianza. Sin embargo, hasta el mismísimo Único de La Plata así como también la cancha de Independiente, Quilmes, Los Andes y Brown de Adrogué, se tiñeron de blanco. Claramente, la de Temperley no fue la excepción.

Aquél 9 de julio de 2007, en horas del mediodía, el frío calaba profundamente los huesos. Fin de semana largo, ese lunes feriado por el Día de la Independencia, tenía cita obligada con el locro, con alguna comida caliente, con hacer algún mandado pero volver rápido al calor del hogar. El cielo gris pero, los pronosticadores, no se atrevían a predecir lo que sucedería hasta que con el correr de las horas empezaron a dar el brazo a torcer.

No había caído la tarde que en Capital Federal y Gran Buenos Aires comenzaron a verse los primeros copos. La gente que se había guardado en sus casas, salió a la calle, a celebrar, a vivir un momento sin parangón. Y también estuvieron los privilegiados que pudieron pasar por la cancha de sus amores para verlas como nunca. El Gasolero se dio el gran gusto. Era una fecha patria y al Celeste de su institución se le sumaba el blanco de la nieve formando la bandera Argentina. Así, Temperley, hace exactamente 13 años, vivía un momento extra-deportivo pero inigualable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *