LOS ANDES: LA TARDE QUE NEVÓ EN EL GALLARDÓN

Foto: @clublosandes

Uno de los estadios más coquetos del fútbol argentino, poseedor de una popular inmensa y de una platea magnífica, tuvo hace exactamente 13 años un fenómeno climático inolvidable. En Capital Federal y alrededores no nevaba desde el 22 de junio de 1918 pero, casi nueve décadas después, Lomas de Zamora se pintó de blanco y, por consiguiente, el Eduardo Gallardón también.

Dichoso quien pudo ingresar a la cancha de Los Andes para verla como nadie la había observado en su vida. Aquél 9 de julio de 2007, feriado por cierto y muy frío, era la gran oportunidad para que se le diese el show de copos blancos al área metropolitana de Buenos Aires. Eso sí, los pronosticadores no se atrevían a decir nada al respecto hasta que, a fuego lento, deslizaron que «tal vez» pudiesen darse ese tipo de precipitaciones.

Épocas donde aún las cámaras de rollo se negaban a pasar al olvido mientras algunas digitales no ofrecían la nitidez de hoy en día, la gente de todos modos vivió una tardenoche formidable. Y todo aquél que se guardó en su hogar para refugiarse de las bajas temperaturas, sacó sus abrigos y salió a la calle en pos de no querer perderse algo que, hasta el momento, ha sido irrepetible. Lomas de Zamora, así como Temperley, Banfield, y Avellaneda, fueron lugares que realmente pudieron darse un lujo al nivel de algunos barrios de la Ciudad Autónoma.

El bello estadio de Los Andes no fue la excepción y, claramente, hubo quienes le sacaron fotos a sus domicilios como así también a su segunda casa. Cubierto el césped de blanco, de fondo las cabinas y la platea. La maravilla de la nieve había llegado para hacer historia en épocas de receso invernal. No había fútbol pero el Gallardón era noticia. Hace exactamente 13 años, en aquél inolvidable y gélido feriado del 9 de julio de 2007.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *