ALEMANIA 1 (4) – INGLATERRA 1 (3): UN ANTICIPO DE LO QUE SE BREHME

Foto: FIFA

Argentina ya había derrotado al combinado anfitrión en Nápoles y esperaba por su rival en el cotejo decisivo de Italia 90. Al igual que la Albiceleste, fue Die Mannschaft quien derrotó a Los Tres Leones por 4 a 3 en los penales tras empatar 1 a 1 en los 120 minutos que duró una hermosa batalla de fútbol en el Delle Alpi de Turín.

Inglaterra jugó uno de sus mejores partidos, venía aceitado colectivamente tras luchar en cuartos para sacarse de encima a Camerún, pero se quedó sin la golosina de la final. Alemania, con mucha entrega y la fortuna desde los doce pasos, sacaba boletos para el Olímpico de Roma donde sudamericanos y europeos editarían nuevamente el cotejo más importate de cada Copa del Mundo al igual que lo habían hecho cuatro años atrás en México 86.

Fue un encuentro con emociones variadas. Los británicos merecieron mejor suerte pero un bombazo de Chris Waddle de medicancha obligó a que Bodo Illgner vuelva tras sus pasos, manotee el esférico, y con ayuda del travesaño le salve la vida a Die Mannschaft. Más tarde, el ex guardameta del Real Madrid, brilló para sacarle un lindo zapatazo a Paul Gascoigne.

Alemania reaccionó en la complementaria y, por esas cosas del fútbol, abrió la cuenta. De una infracción que le cometieron a Thomas Hassler en la puerta del área grande, llegó el tanto del conjunto teutón. Bombazo de Andreas Breheme, el tiro se desvió en las piernas de Paul Parker y descolocó al legendario Peter Shilton que nada pudo hacer para evitar la caída de su valla. Sin embargo, Inglaterra, a diez de cumplirse el tiempo reglamentario, aprovechó un centro desde la derecha en el que falló Thomas Berthold y, Gary Lineker, no perdonó al arco rival para estampar el 1 a 1 y forzar el alargue.

En la media hora agregada reinó la pierna fuerte. Gascoigne se ganó la amarilla que lo dejaba fuera de una supuesta final. A Brehme lo salvó el árbitro brasileño José Robert Wright porque le pegó una patada digna de roja al enganche del Tottenham. Y así, con el cuchillo entre los dientes, alargaron la agonía a la tanda de penales.

Empezó pateando Lineker con un remate fortísimo y estampó el 1 a 0. Brehme disparó al mismo lugar donde se la puso a Sergio Goycochea y anotó el empate. Peter Breadsley estiró con un remate a colocar e igualó Lothar Matthäus con un bombazo. David Platt, el héroe de los octavos de final frente a Bélgica, hizo el 3 a 2. Karl-Heinz Riedle no falló y marcó el 3 a 3. No se sacaban ventajas hasta que Stuart Pearce ejecutó fuerte y al medio para encontrar las piernas de Illgner. Die Mannschaft se puso en ventaja con Olaf Thon y, por último, Los Tres Leones quedaron eliminados cuando Waddle la mandó directo a Los Alpes.

Inglaterra perdió la chance de alcanzar la segunda final de su historia. Las lágrimas de un plantel que lo había dejado todo dieron muestra de la entrega de Los Creadores en Turín. Alemania, con el 1 a 1 en 120 minutos y el 4 a 3 en los penales, ya se había puesto la servilleta bajo la pera e iba en búsqueda de la revancha de México 86 frente a Argentina.

ALEMANIA (1) (4) – Illgner; Brehme, Kohler, Augenthaler, Buchwald, Berthold; Hassler, Thon; Matthäus; Völler y Klinsmann. DT: Franz Beckenbauer.
INGLATERRA (1) (3) – Shilton; Pearce, Walker, Butcher, Parker, Wright; Platt, Waddle; Gascoigne; Beardsley y Lineker. DT: Bobby Robson.

ESTADIO: Delle Alpi (Turín)
GOLES: 15´ST Brehme (A) y 35´ST Lineker (I)
PENALES CONVERTIDOS: ALEMANIA – Brehme, Matthäus, Riedle y Thon // INGLATERRA – Lineker, Beardsley, y Platt.
PENALES FALLADOS: INGLATERRA – Pearce y Waddle.
ÁRBITRO: José Roberto Wright (Brasil)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *