Foto: Sportsjoe

Fue su primera experiencia en una Copa del Mundo y llegaron a cuartos de final sin perder un solo partido. El Ejército Verde entró, sin escalas, en los corazones de su gente que los recibió como héroes cuando dejaron Italia 90 y aterrizaron en Dublin. Y los festejos no quedaron allí.

Arriba de un bus saludaban Pat Bonner, Niall Quinn y Kevin Moran. También lo hacían los jugadores nacidos en Inglaterra como Mick Mc Carthy, Paul Mc Grath, John Aldrige, Tony Cascarino, David O´Leary, Andy Townsend, Chris Hughton, John Sheridan, y hasta el propio DT, Jack Charlton. Por allí se asomaba Ray Houghton, oriundo de Escocia, y Kevin Sheedy, artillero de Gales. La fiesta era completa.

La prensa local describió el hecho como «una multitud tan grande como las que le dieron la bienvenida al Papa a Irlanda». Semejante comparación para un país sumamente católico podría dejar en claro que los más de 500 mil ciudadanos que se volcaron a las calles de Dublin pintaron de Verde toda la ciudad, los bares, y las rutas desde el aeropuerto hasta el College Green donde los deportistas tuvieron un cóctel.

Quienes estuvieron presentes en la recepción dicen que los jugadores se emborracharon fuerte. Los que no pudieron ingresar no tuvieron la posibilidad de darse cuenta. El país entero se encontraba en un estado de ebriedad total. El Ejército Verde había hecho historia en Italia 90 y quedaba para siempre en el recuerdo colectivo (y no precisamente por el autobús que paseaba a los protagonistas).

Un medio publicó una propaganda para que la gente vote, a través de llamadas teléfonicas, cuál era la mejor manera de homenajear al director técnico de aquél seleccionado. Una de las opciones era nombrarlo ciudadano ilustre, otra era llevarlo directamente a senador, había una que era darle una licencia para que pueda pescar en cualquier río del país y en cualquier momento del año durante toda su vida, o crear un estadio llamado ´Charlton Park´. Claramente, Irlanda estaba viviendo sus horas más gloriosas en un deporte tan apasionante como el fútbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *