ARGENTINA 1 (4) – ITALIA 1 (3): APARECIERON LAS MANOS, LAS NALGAS Y EL CORAZÓN

Foto: FIFA

Posiblemente haya sido el mejor partido de la Albiceleste en todo Italia 90. Y el premio tras el 1 a 1 frente al dueño de casa en 120 minutos llegó en la tanda de penales. Los guantes de Sergio Goycochea en primera instancia y, más tarde su cadera, le dieron el triunfo por 4 a 3 de a los de Carlos Bilardo sobre la Azzurra para meterse en la final de una nueva Copa del Mundo.

De querer tirar el avión abajo en la ronda inicial a llegar al encuentro decisivo de la cita máxima. El «Narigón», a su manera, lo había logrado nuevamente. Y cuando Argentina mejor estaba jugando terminó perdiendo piezas claves para el cotejos definitivo frente a Alemania por acumulación de amarillas en Claudio Caniggia y la expulsión de Ricardo Giusti.

Arrancó mejor la visita en Nápoles. Diego Maradona combinó con Jorge Burruchaga para que éste fusile desde afuera del área y encuentro la notable respuesta de Walter Zenga que, hasta ese entonces, mantenía su valla invicta y ya era récord sin recibir goles en Mundiales.

Italia supo pegar con un gol que no debía ser válido. Giuseppe Giannini combinó bárbaro con Gianluca Vialli. El histórico atacante de la Sampdoria fusilo a Goycochea que respondió muy bien. Sin embargo el rebote le quedó servido a un Salvatore Schillaci completamente adelantado, y no advertido por Michel Vautrot, para definir sin marcas y estampar el 1 a 0 que ponía al dueño de casa con un pie en la final. Sin emabargo, Argentina, que no recibía un gol desde la zona de grupos frente a Rumania, tomó la iniciativa y se convirtió en un equipo con todas las letras.

El primer tiempo tuvo una mediavuelta de Maradona que atrapó bien el arquero y, en la complementaria, el dominio Albiceleste fue total. Lo tuvo Julio Olarticoechea con un disparo esquinado que contuvo bien Zenga. Claudio Caniggia contó con una chance inmejorable pero su remate se desvió en Franco Baresi y se perdió por línea de fondo. El empate estaba al caer pero la Azzurra se hacía eco de su eficacia defensiva en Nápoles.

Tanto lo buscó Argentina que lo encontró en una hermosa jugada colectiva. José Horacio Basualdo tocó para Maradona y este para Olarticoechea que, sin marcas, envió el centro para el pique de Caniggia que se anticipó el puñetazo de Zenga y, casi con la nuca, la mandó al fondo de la red. Italia la iba a buscar por primera vez en toda la Copa del Mundo al fondo de su arco y, ahí, empezaba una nueva historia.

Desde el 1 a 1 hasta los penales, hubo mucho roce, poco juego vistoso y alguna que otra jugada para destacar por bando. La Azzurra lo tuvo con un remate esquinado de Luigi de Agostini que salvó Goycochea y con un tiro libre magistral de Roberto Baggio que también despejó el «Vasco». La Albiceleste, en contrapartida, se arrimó con un bombazo de Burruchaga, tras una linda apilada del «Pelusa», que pasó cerca del palo derecho de Zenga.

Vuatrot marcó el final del segundo tiempo suplementario y comenzó el show de los penales en Nápoles. Arrancó pateando Italia y Franco Baresi, con un misíl, puso el 1 a 0. Argentina emparejó porque José Tiburció Serrizuela también metió un cañonazo que le doblegó los dedos al arquero local. Y continuaron sin sacarse ventajas. Gol de Baggio, gol de Burruchaga. De Agostini, con una carrera milimétrica, puso el 3 a 2 y Olarticoechea, con un toque sutil el 3 a 3.

No volaba una mosca en el San Paolo. Las pulsaciones a mil, y Goycochea volando hacia su izquierda le desvió el remate a Roberto Donadoni. Maradona, que ya había fallado contra Yugoslavia, repitió su manera de patear y puso en ventaja a la Albiceleste. La Azzurra tenía que convertir para no quedarse eliminada en su propia casa. Aldo Serena se perfiló, sacó el tiro, y las nalgas del «Vasco» frenaron el esférico para desatar la locura sudamericana en Nápoles.

Italia no podía creer lo que veían sus ojos. Cinco jugados, todos ganados, sin haber sufrido en ninguna contienda, con una diferencia de gol abismal en comparación con su rival de turno. Aún así, con todo a su favor, se quedaba sin llegar a la final de la Copa del Mundo organizada en su propio territorio. Argentina, esa Selección que fue de menor a mayor, lo conseguía otra vez y esperaba por Alemania o Inglaterra en el Olímpico de Roma.

ARGENTINA (1) (4) – Goycochea; Serrizuela, Ruggeri, Simón, Basualdo; Giusti, Olarticoechea, Burruchaga; Maradona; Calderón y Caniggia. DT: Carlos Salvador Bilardo.
ITALIA (1) (3) – Zenga; Baresi, Bergomi, De Agostini, Ferri, Maldini; Giannini, De Nápoli, Donadoni; Vialli y Schillaci. DT: Azeglio Vicini.

ESTADIO: San Paolo (Nápoles)
GOLES: 18´PT Schillaci (I) y 22´ST Caniggia (A)
PENALES CONVERTIDOS – ARGENTINA: Serrizuela, Burruchaga, Olarticoechea y Maradona. ITALIA: Baresi, Baggio, y De Agostini.
PENALES FALLADOS – ITALIA: Donadoni y Serena.
ÁRBITRO: Michel Vautrot (Francia)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *