NEW YORK KNICKS: ESPERANDO EL MILAGRO

Gentileza: Getty Images / @gettyimages

Los neoyorquinos se quedaron afuera de la reanudación de la temporada 2019-20 en Orlando, junto a otros siete equipos. Con un récord negativo de 21 victorias y 45 derrotas, finalizaron en el puesto 12 de la Conferencia Este. Seguimos repasando las campañas de los eliminados.

Seis años pasaron de la última presencia de la franquicia en Playoffs, y seguimos contando. Luego de la pésima temporada 2018-19, donde consiguieron apenas 17 triunfos, buscaban reencontrarse con lo hecho en la 2012-13 con muy pocas posibilidades. En ese momento obtuvieron un récord de 54-28 y llegaron a Semifinales de Conferencia, donde perdieron contra Indiana Pacers, y desde ese momento en adelante todo fue oscuro. 37-45 en 2014; 17-65 en 2015; 32-50 en 2016; 31-51 en 2017; 29-53 en 2018 y 17-65 en 2019.

En los puntos para destacar está Mitchell Robinson, la luz de esperanza de New York de cara al futuro. En su segundo año, el pívot es uno de los mejores bloqueadores (2 en 23 minutos), buen rebotero (7 por juego), siendo el sexto mejor entre jugadores con al menos 20 minutos en 35 partidos o más, y un anotador efectivo (74% en tiros de campo), además de su capacidad para volcar el balón cuando tiene la oportunidad. Su cifra más alta es de 23 puntos contra los Bulls, en febrero. Tiene todas las cualidades para llevar al equipo, pero debe corregir ciertos aspectos en sus actuaciones, como cargarse de faltas sin necesidad. También juega la parte de afuera, donde no le dieron los minutos necesarios para seguir demostrando.

Otro al que le depositan una buena atención es RJ Barrett, seleccionado en el puesto 3 del Draft 2019. El canadiense había llamado la atención en 2018 cuando arribó a la Universidad de Duke, y aunque hubo dudas, apostaron por él. ¿Cómo le fue en su primer año? 14.3 puntos, 5 rebotes y 2.6 asistencias por duelo, nada mal para el rookie, que debe mejorar su 40% de campo, 32% en triples y 61% en libres, porque talento y capacidad física tiene de sobra.

Al no haber un jugador importante en el plantel que facilite las jugadas y sea el apuntado para definir, Julius Randle tuvo que intentar llenar el vacío que dejó la ida de Marcus Morris a los Clippers. Más allá de sus 19.5 puntos y 9.7 rebotes por partido, deben encontrar en él un jugador que sea determinante y aspire a cargar con el equipo, rol que tenía Kristaps Porzingis hasta su lesión en 2018 y posterior salida a los Mavericks, sin dudas otro golpe duro. En su lado malo muestra un 28% en triples, 73% en libres y 3 pérdidas por encuentro.

Se podría decir que un conflicto en la temporada fue la posición de base, donde no hubo uno claro dueño, ya que fueron tres los candidatos: Frank Ntilikina (26 veces titular, 6.3 puntos, 3 asistencias y 2.1 rebotes por partido), Dennis Smith Jr. (5.5 tantos) y Elfrid Payton (36 partidos de arranque, 10 puntos, 7.2 asistencias y 4.7 rebotes). Este último nombre es el que más participación tuvo, aunque se lesionó en octubre y estuvo un mes fuera de las canchas. Fue el más calificado para comandar la ofensiva y sus números lo demuestran: Junto a LeBron James, Luka Doncic y Trae Young, son los que jugaron al menos 500 minutos y consiguieron más de la mitad de las asistencias de su equipo.

Podemos hablar de puntos flojos, pero ninguno es tan decepcionante como el joven de 20 años, Kevin Knox. En su año como novato promedió 12.8 puntos, 4.5 rebotes y 1.1 asistencias, pero con porcentajes bajos en tiros de campo (37%) y triples (33%), al menos eran cifras esperanzadoras para el año siguiente, pero en la 2019-20 hubo un retroceso importante: 6.4 puntos, 2.8 rebotes y 0.9 asistencias por partido.

Fin de año y comienzos de febrero fueron los mejores momentos de los Knicks. En diciembre lograron tres triunfos al hilo frente a Brooklyn Nets, Washington Wizards y Portland Trail Blazers, mientras que este año consiguieron cuatro consecutivos ante Indiana Pacers, Cleveland Cavaliers, Orlando Magic y Detroit Pistons. Entre sus victorias más destacadas encontramos la del 2 de marzo, cuando derrotaron a Houston Rockets por 125 a 123, aunque también se destaca ganarle los dos mano a mano a Dallas Mavericks. Su peor momento fue en noviembre, cuando encadenaron 10 caídas seguidas, además de haber arrancado la temporada con un récord de 1-9.

El despido del coach David Fizdale en febrero demostró que algo funcionaba mal en la organización y el interinato de Mike Miller levantó la actitud del equipo, pero sin demasiadas respuestas. Los novatos tienen potencial, pero tendrán que destaparse para cambiarle la cara a una franquicia que añora con revivir el básquet de los años ’90 comandados por Patrick Ewing. En marzo, el propietario James Dolan confirmó a Leon Rose como nuevo presidente, sustituyendo en el cargo a Steve Mills. Con este cambio, un nuevo entrenador y un acierto en el Draft, intentarán encarar la temporada 2020-21 de la mejor manera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *