TORINO 1 – LAZIO 2: PAROLO, Y NO LO PARO

Foto: @OfficialSSLazio

El Biancocelesti ganó 18 de los 21 partidos de la Serie A y parece no detener sus serias intenciones de pelearle el título del campeonato a la Juventus. Los de Simone Inzaghi batallaron más de la cuenta en la tarde italiana para vencer al Granate por 2 a 1 y seguir prendidos en la lucha por el Scudetto que no consiguen hace dos décadas.

La Lazio arrancó muy mal y la Vecchia Signora sonreía viendo como su clásico de barrio le daba una bofetada a los romanos. Un zapatazo de Nicolas Nkoulou a los 3 minutos del primer tiempo dio en la mano de Ciro Immobile que sí movilizó sus extremidades para evitar el tanto del Torino. No obstante, Davide Massa sancionó penal en favor del elenco de Moreno Longo y Andrea Belotti cambió la pena máxima por gol en el amanecer de la contienda en Turín.

Parecía que el Toro dominaba las acciones, de hecho el mismo Belotti antes del cuarto de hora probó suerte desde media distancia dejando en claro que había un solo protagonista en el estadio. Pero el Biancocelesti reaccionó y le arrebató las riendas del pleito al dueño de casa.

Lazio merecía empatar el partido en el primer tiempo pero todo lo que generaba quedaba anulado por offside. Así una clara chance de Immobile y otra de Sergej Milinkovic-Savic iban derecho al tacho por estar fuera de juego. Para colmo, Salvatore Sirigu contenía, en dos tiempos, la única que valía que era un soberbio testazo de Marco Parolo. Y el Torino encima se salvaba porque Massa le invalidaba un gol a Francesco Acerbi… sí… por posición adelantada.

La suerte cambió radicalmente en la complementaria. A los 2 minutos, Immobile picó al vacío, arrastró la marca de Nkoulou y con un disparo cruzado marcó el 1 a 1 en Turín. El dueño de casa amenazó tibiamente con un tiro desviado de Ola Aina y, muchísimo más tarde, con el ingreso del argentino Cristian Ansaldi. La visita se mostraba firme y con el claro objetivo de sumar de a tres para no perderle pisada a la Juve.

Así fue como a los 27 minutos, desbordó Jordan Lukaku. El centro del oriundo de Bélgica le quedó servido a Milinkovic-Savic que sacudió contra la cueva del Toro pero encontró la notable respuesta de Sirigu. Sin embargo, el peligro continuaba, la jugada no había caducado, y desde afuera del área apareció Parolo con un zapatazo que se desvió en Bremer y el arquero local no pudo lo pudo parar.

Lazio, que también desequilibro con el ingreso de Joaquín Correa, sufrió pero ganó 2 a 1 para seguir prendido arriba en la pelea por el título de la Serie A. El Torino, en contrapartida, arranca con ciertas fallas, muchas veces no merece perder, pero cuando le toca mirar la tabla de posiciones su preocupación va más allá de los merecimientos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*