RACING: UN «BUSTOS» A LA GARRA DE ESE EQUIPO

Foto: @RacingClub

Muchos lo daban condenado. Los del otro lado de la vereda ya habían clavado la champaña en el congelador para descorchar en esa tardenoche de invierno donde la Academia, a base de mucho coraje, logró mantenerse en Primera. Sí, claro, antes del Racing Positivo actual hubo épocas como estas que hoy cumplen una docena de años.

Los promedios, como siempre, fueron la suma de tres temporadas pero, sin dudas, la 2007/08 fue catastrófica para el elenco de Avellaneda. El Torneo Clausura fue lacrimógeno, sólo dos victorias en diecinueve encuentros. Paradojas del destino, el máximo goleador de aquél certamen era un tal Darío Cvitanich que dejaba Banfield para migrar a Holanda.

La Academia sólo pudo ganarle a Arsenal de Sarandí por 1 a 0 y a Huracán por igual diferencia. Eso hacía pensar que el encuentro por la promoción, contra Belgrano de Córdoba, no sería para nada fácil. De hecho, el 25 de junio, en la Docta, los hombres de Juan Manuel Llop merecieron mejor suerte pero a duras penas igualaron 1 a 1 con el Celeste.

La revancha se jugó hace exactamente 12 años, en una soleada tarde y en un Cilindro de Avellaneda colmado como en sus mejores épocas. La hinchada que siempre estuvo en las no tan buenas, no iba a fallar y dio todo su apoyo a los muchachos del «Chocho» que a los 10 minutos ya ganaban 1 a 0 con gol de un hijo pródigo de la casa como Maximiliano Moralez. Después aguantó el resultado, hubo infartos masivos con el intento de Matías Gigli en el travesaño o el inexplicable mano a mano que dilapidó Claudio Bustos con todo el arco a su merced. Racing, sin sobrarle nada pero haciéndose eco de su historia, se quedaba en Primera. Eran otras épocas, muy lejanas tal vez aunque no tanto en el tiempo, de aquellos años negativos a este presente sumamente positivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *