MILAN 2 – ROMA 0: UN DOMINGO CON A»ROMA» A MILANESA

Foto: @acmilan

Era uno de los partidos más esperados del último domingo de junio de este catastrófico 2020. Por historia, porque ambos venían en alza, por los nombres que pondrían sobre la verde gramilla. Y, en el cruce entre milaneses y romanos en el Giuseppe Meazza, fueron los del Rossoneri quienes se impusieron por 2 a 0 sobre los Giallorossi en un discreto cotejo.

Lejos de sus mejores épocas, el Milan y la Roma se veían las caras y ya eso era el certificado de un notable encuentro asegurado. Si bien no mostraron demasiado, el dueño de casa supo hacerse fuerte sobre todo en la complementaria donde acabó justificando una nueva victoria que lo acercó a los puestos de Europa League.

Amenazó la visita en el inicio pero con mucha tibieza. Un buscapié del oriundo de Armenia, Henrikh Mkhitaryan, encontró las yemas de Gianluigi Donnarumma un instante antes que llegue el botín de Justin Kluivert. El colmo sería que alguien de Holanda complicase a los locales que tanto amor han brindado por los neerlandeses entre la década del ochenta y el principio de los noventa.

La Roma tuvo una chance con un nucazo de Edin Dzeko que se fue cerca del palo izquierdo del arco del Milan y también llegó con un flojo cabezazo de Leonardo Spinazzola que contuvo bien el guardameta. El dueño de casa, apenas hizo algo de ruido con un testazo sin puntería de Hakan Calhanoglu en el área chica.

El gran acierto para el local pasó por el estudio de campo realizado por su entrenador, Stefano Pioli. Adentro Alexis Saelemaekers y Lucas Paquetá, el de Bélgica y el de Brasil le dieron oxígeno en la creación de juego al Rossoneri que se transformó en el único protagonista de la tarde en Italia.

Saelemaekers metió un exquisito pase para el turco Calhanoglu que fusiló a Antonio Mirante y, el guardameta, salvó con los pies al tiro de esquina. Luego fue Paquetá quien probó de media distancia encontrando otra notable respuesta del portero que se reclinó contra el césped para enviarla al tiro de esquina.

El elenco Giallorossi la pasaba mal pero aguantaba el 0 a 0 hasta que todo cambió para siempre. A la media hora del segundo tiempo, el Rossoneri barrió su mala fortuna con un gol que tardó en festejarse. Una tijera de Franck Kessié fue resuelta muy bien por Mirante que dio rebote. La pelota le quedó servida a Ante Rebic que fusiló a todos pero su tiro dio en el palo. Sin embargo tuvo revancha porque la caprichosa volvió a sus botines y esta vez, el croata, no perdonó para abrir la cuenta en el Giuseppe Meazza.

La visita estuvo lejos de reaccionar y hasta cometió un penal infantil para sentirse derrotada por completo. Chris Smalling enganchó dentro del área a Theo Hernández y Piero Giacomelli no dudó en sancionar la pena máxima. No fue el volante de Francia el encargado del disparo sino Calhanoglu quien desde los once metros no falló y puso cifras definitivas en el norte italiano.

Con pocas emociones y una floja actuación en general, la Roma dejó ir una gran oportunidad de acercarse a puestos de Champions League. El Milan, con el 2 a 0, sigue trepando peldaños en la Serie A, y se dio el gran gusto de comerse a un rival histórico para alimentar el sueño de alcanzar al menos una competencia internacional a partir de la venidera temporada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*