NORWICH CITY 1- MANCHESTER UNITED 2: HARRY MAGUIRE, EL MAGO DE MANCHESTER

Gentileza: Twitter Manchester United.
Gentileza: Twitter Manchester United.

Por: Martin Mouro

Sábado 27 de junio. El Carrow Road fue el epicentro de un partido vibrante entre los «Canarios» y los «Diablos Rojos». Los dirigidos por el mítico Solskjaer se quedaron con el boleto que deposita a los de Manchester en las semifinales de la prestigiosa FA Cup.

Norwich City parecía ser paradójicamente uno de los equipos a vencer para lograr el campeonato. ¿La paradoja? son los últimos en la tabla de posiciones de la Premier League con 36 goles en contra y apenas 20 goles a favor en 31 partidos disputados. Pero lo interesante es el hecho de que, para llegar a estos cuartos de final, los verdi-amarillos venían de dejar fuera de la copa por penales, nada más ni nada menos que al poderoso Tottenham Hotspur de Mourinho.

Pero esto no sería un hecho sin precedentes. Los dirigidos tácticamente por Daniel Farke tendrían la característica de llevar a cabo buenos partidos frente a los grandes, sacando puntos e incluso recatando alguna victoria. Por la liga doméstica, el Manchester United fue el más contundente de los grandes e históricos equipos ingleses ante el humilde Norwich City: se había hecho con una goleada 4-0 (doblete de Rashford, acompañado de tantos de Martial y Greenwood). En el otro partido de la temporada, los tres puntos también se fueron para Old Trafford (el denominado «teatro de los sueños»), con un decisivo 3-1 a favor de los rojos.

El Manchester venía endulzado: con un triplete de Anthony Martial, venía de vencer por Premier League al recientemente ascendido Sheffield Utd. Mientras que en octavos de final de FA Cup se encargó de derrotar también 3-0 al Derby County. El panorama parecía ser predecible.

Luego de una primera parte pareja y con llegadas de gol escazas, el complemento llegaría para sorprender. A los 51 minutos de partido, el experimentado nigeriano de 31 años, Odion Ighalo fue quien empujó la número cinco al fondo de la red, luego de una arremetida por izquierda iniciada por Luke Shaw y un preciso centro al punto del penal, captado por Juan Mata, que supo pelearla de guapo, derivando el balón (aunque con cierta «carambola») hacia el delantero africano, que fusiló de cachetada a un indefenso Tim Krul.

El Norwich tardaría en responder, pero lo haría recién a los 75 minutos. Todd Cantwell desenfundó a unos pocos metros de la medialuna un chutazo imparable para el argentino Sergio «Chiquito» Romero, titular en el elenco vestido de rojo. El potente derechazo de Cantwell ponía los tantos pardos en el marcador y llenaba de dudas a los «Diablos Rojos», que veía como todo se les iba de las manos y todo debía definirse en el tiempo extra.

Como un condimento extra, Timm Klose, central de los «Canarios», era expulsado en la puerta del área propia, luego de un agarrón inobjetable hacia Ighalo, que se perfilaba para encontrarse con su doblete. El nigeriano estaba intratable y se encargó de hacerle la vida imposible a toda la defensa local.

La definición partió rumbo al tiempo extra. Y los cinco cambios permitidos en tiempos pandémicos fueron más que aprovechados por los técnicos de ambos elencos. Aunque aún es extraño (a pesar de cada día volverse un aspecto normal) ver las tribunas vacías en los márgenes del verde césped, el fútbol se abre paso y sigue emocionándonos desde nuestras respectivas casas.

Los goles no llegaban, las llegadas al área rival eran constantemente frustradas, y las piernas pesaban cada vez más. Los penales metían presión para ser partícipes de una ronda más de la histórica FA Cup. Pero el factor sorpresa se hizo presente mediante uno de los jugadores que más lo merecían: a los 118 minutos de partido (sí, a dos minutos del pitazo que nos enviaría a «penalty shootout»), el capitán Harry Maguire se tiraba al piso entre cuatro defensores que se encontraban en el medio del área chica para empujar el balón al fondo de la red. El milagro sucedió y desató la locura de toda la gente del United.

Fue final, 2-1 en Carrow Road a favor de los de Solskjaer, que se encaminan a pelear por el título. El Norwich City continúa errante y no pudo hacer valer su mística ante los grandes. Ahora deberá enfocarse en no descender (un objetivo muy complicado) y escaparle a la tan temida zona del fondo. Mañana se disputarán las otras tres llaves: Sheffield United vs Arsenal, Leicester City vs Chelsea, y Newcastle vs Manchester City (¿habrá derby?).