CHILE: LIBERACIÓN TRASANDINA CON INSPIRACIÓN ARGENTA

Daniel Arcos, jugador y capitán de Deportes Castro, anunció su homosexualidad en una nota que publicó en redes sociales, siendo el primero en declararse abiertamente en el baloncesto profesional chileno. Nos contó sobre su proceso, el después de su declaración, lo que espera del futuro y la ayuda que recibió de Sebastián Vega.

La homosexualidad sigue siendo un tabú en el mundo del deporte de varones, pero en Argentina se rompió el día que el voleibolista de la selección argentina Facundo Imhoff y el basquetbolista Sebastian Vega, de Gimnasia de Comodoro Rivadavia, declararan sus elecciones sexuales en las redes sociales siendo los primeros deportistas de sus disciplinas en romper con los estereotipos.

Hace unos días atrás, fue Daniel Arcos, el joven alero de 26 años que se desempeña en Deportes Castro -equipo que milita en la Liga Nacional chilena- quien hizo historia en el deporte de su país al declararse abiertamente homosexual a través de una carta que publicó en su cuenta en Instagram.

“Este día lo esperé por mucho tiempo, un desafío personal con nuevos colores en la camiseta, colores que antes miraba con vergüenza y que hoy decido vestir con orgullo, y que pese al paso del tiempo aún están presentes como tabú en los deportes, que en mi caso es el básquetbol”, reconoció en el jugador.

“Sentía que no podía ser realmente quien yo era, en varias instancias evadí preguntas incómodas, mentí y me silencié cuando encontré que algo no era justo (…) ya que en muchos momentos se manifestaba la homosexualidad como burla e insulto”, expresó.

“Esta incomodidad fue motivo de que, en ocasiones, llegara a pensar en abandonar este lindo deporte e irme por lo más tranquilo y fácil. Sin embargo, los objetivos que tenía en mente eran muchos más grandes e importantes para mí”, añadió.

“Quiero ser parte del cambio y construir una sociedad en la que nos tratemos con respeto y podamos ser felices”, completó.

Chile es un país por demás más conservador ante estos temas, y es por eso que quisimos ser el primer medio argentino que hablara con él.

Vermouth Deportivo: -¿Por qué decidiste narrar la carta a pesar de vivir en una época un poco más abierta para con la diversidad sexual?

Daniel Arcos: –Decidí narrar esta carta porque creía que era necesario para mí, mostrar algo de lo que me hiciera sentir orgulloso. Fue una muestra de amor propio, en primera instancia. Siempre fue por mí, cerrar un ciclo en mí vida y comenzar otro, del que estoy convencido de que va a ser mucho mejor dejar todo lo negativo atrás. De paso, ayudar a visibilizar algo que ocurre en los deportes, darle la mano a otras personas que se sientan así y empezar a hablar sobre estos temas que son tabúes en el deporte. En mi caso, es el básquet.

V.D.: -En marzo, aquí en Argentina, un jugador de nuestra Liga Nacional sacó un comunicado como el tuyo y explicó muchas cosas. En tu caso, ¿leíste cosas de otros deportistas que hablaron sobre el tema antes de salir a hablar vos?

D.A.: Si. En mi caso, leí esa carta cuando Sebastián Vega la sacó. De hecho, le escribí y pude tener contacto con él, le agradecí que visibilice eso. Yo tenía la idea (de publicar su anuncio) desde antes de que leyera esa carta pero, claramente, fue uno de los tantos empujones que motivaron a uno a hacerlo. En mí país, son muy pocos los deportistas que hablan abiertamente sobre su sexualidad y creo que eso es un paso muy importante a nivel nacional, para que las nuevas generaciones puedan proyectarse y desenvolverse en lugares más seguros y tranquilos. Donde se sientan más cómodos y no discriminados.

Ante este comentario, consultamos a Sebastián Vega sobre este contacto con Daniel y nos contó lo siguiente: “Cuando Daniel me contactó, creo que estaba en un proceso bastante cerca de que todo esto suceda, de poder hacerlo público. Hablamos un poco de que todavía el padre no lo sabía y demás, eso era lo más importante. Después, surgió todo muy rápido. Me acuerdo que, un día cuando me desperté, me había mandado un mensaje él y me puso ‘Felicita al primer basquetbolista chileno’ y cuando lo ví, sentí mucho orgullo, mucha alegría. Porque, la verdad, es que es un momento único y que pueda ser libre y ser lo que él quiere ser me puso muy feliz por él. (…) La verdad es que hablamos un montón. Obviamente, no quise invadirlo tanto porque seguramente le iba a estar escribiendo un montón de gente, pero varias veces le puse que me sentía muy contento. Ojalá que haya servido, desde mi lugar, haberlo podido ayudar un poco. Hoy por hoy, ‘con el diario del lunes’, diría que lo hagan, que no tengan miedo, que vale la pena. Es un cambio abismal, un cambio súper importante y que la gente te apoya mucho. Así que no hay que tener miedo, hay que tener valentía, animarse y ser uno mismo. Ser orgulloso de lo que uno es”.

V.D.: -En la carta pones la frase “Varias veces me sentí fuera de lugar” ¿Qué era lo que te hacía sentir eso? ¿Hubo algún momento, dicho o hecho particular que te haya incomodado y tuviste que guardar silencio?

D.A.: –La verdad, fueron pocas veces las que me insultaron o me dijeron algo directamente ya que no había conversado mi orientación sexual con nadie. Pero el desempeñarte en un ambiente donde las burlas año a año se repiten, las mismas frases de que “El maricón es débil”, “Está jugando como mariquita”, “Hay un maricón en el equipo, por eso perdemos” son frases que no apuntan a alguien directamente. Quizás, alguien que las escucha no se sentirá parte de ese ámbito. Entonces, a esas frases o palabras son a las que yo apunto y me gustaría que se empiece a cambiar. Sé que no se va a poder hacer de la noche a la mañana, pero que sea el comienzo de pensar las cosas o hablar bien para respetarnos. En esas ocasiones yo guardé silencio, me mordí la lengua y seguí trabajando. Como dije en la carta, mis objetivos siempre fueron más grandes. También dejé claro que el básquet no fue el principal motivo por el cual yo decidí mantener en silencio mi orientación sexual. Son muchas cosas las que uno vive, experiencias personales y el básquetbol era una de las que me influenciaba, pero no era la única.

V.D.: -¿Cómo tomaron a la noticia tus familiares, tus amigos y tus compañeros de equipo?

D.A.: –Mi familia fue la primera que me brindó el apoyo, todos se lo tomaron de una manera positiva. Mis compañeros, la mayoría me escribió, incluso de equipos rivales, selección chilena, así que todo bien. Estoy consciente también que una cosa es que me digan sus palabras y otra es que ellos puedan empezar a generar este cambio. Sé que es un trabajo largo, pero creo que todos somos responsables para comenzar erradicar esto que ocurre en un deporte.

Juan Fontena, ex compañero de Daniel en Deportes Castro, nos contó cómo recibió el anuncio de su amigo. “En lo personal, la noticia me sorprendió un poco, no lo voy a negar, pero si he estado muy contento por él. Estamos en el Siglo XXI, donde ese tipo de cosas son más comunes de lo que uno piensa. Hay muchísima gente que no toma el valor que tuvo él para declarar ese tipo de situaciones y, la verdad, que estoy muy contento. Es una excelente persona, un excelente amigo, excelente compañero de trabajo y creo que, por lo menos en lo personal, no va a afectar absolutamente en nada en la relación que ya teníamos y la que viene a futuro. Es admirable lo que hizo y lo apoyo al 100% y estoy contento por él. De que ahora vaya a ser él en todo aspecto, de que va a ser feliz, de que va a ser libre como nos gusta ser a todos. Disfrutar y sentirnos orgullosos de lo que somos. (…) Acá el hincha es muy machista. Puede que el equipo con que juegue en contra -no en todos lados- le vaya a gritar cosas fuera de lugar; pero él ya está preparado, él dice que ya todo lo pensó, lo evaluó todo y tiene el apoyo de todos nosotros y de su familia. El hincha del ‘León’ lo va a apoyar, como lo ha hecho hasta ahora, lo quiere porque es una excelente persona, un excelente capitán y da todo por su equipo, por el equipo de su vida, así que no tengo dudas de que el hincha lo va a apoyar y va estar con él dándole fuerzas como hasta ahora. Y con el hincha rival vamos a ver qué pasa, sin sorprendernos cuando salga algún mal educado haciendo comentarios fuera de lugar, pero más que nada sería para desconcentrarle y favorecer al equipo local”, expresó.

V.D.: -¿Cuál fue el mayor temor que tuviste antes de empezar a contarlo?

D.A.: –El mayor temor, creo que era que no había vuelta atrás, pero estaba decidido que este “antes y después” que yo iba a tener, iba a ser para bien, para una tranquilidad personal, que iba a sentirme libre, dejar esa “mochila” -como dije en la carta- en el piso y seguir avanzando para mi propio destino y no para el destino que quiera la sociedad para uno. Así que, feliz de haber enfrentado esos miedos y aportar un grano de arena acá en Chile.

V.D.: -Si bien en el básquet no es tan extremo como en el fútbol, también hay una idiosincrasia machista que aún no está deconstruida, ¿cómo se convive con eso?

D.A.: –Sí, yo creo que es complicado vivir con eso. Porque te hace sentir incómodo, es algo que viene de años y creo que los que participan de eso, ya sea entrenadores, dirigentes, cuerpo técnico y jugadores, lo hacen sin querer. De cierta forma se va generando un estereotipo de basquetbolista, en donde nosotros nos vamos moldeando y siempre nos cuesta. Yo creo que esos comentarios, muchas veces, no van con mala intención o que lo dicen para herir a alguien directamente, sino que ya está en el ambiente y hay que tratar de sacarlos poco a poco. Ir derribando esos prejuicios y tabúes respecto al tema.

V.D.: -Ya diste un paso muy importante para tu vida, ¿qué esperás para tu futuro, tanto a nivel deportivo, profesional y social?

D.A.: –Bueno, para mi rendimiento personal en cuanto a lo deportivo, estoy conforme con lo que he ido avanzando y pretendo ir por más. Sé que puedo mejorar muchas cosas, me considero un jugador joven, llevó dos años nomás dedicándome de manera profesional a esto después en la universidad, que acá en Chile es muy complicado compatibilizar las dos porque la universidad es muy cara y hay que darle mucho tiempo. Así que nada, estoy contento con lo que venía haciendo y quiero sumar más cosas. En lo social, espero seguir comunicando mi mensaje y creo que es algo pendiente que tienen los países porque, como dices, en Argentina también se dio el tema. Hay que avanzar en esas cosas y, mientras se pueda ayudar, yo voy a estar dispuesto a hacerlo.

V.D.: -¿Qué le decís a otros deportistas que están pasando lo mismo que vos pasaste y están dudando sobre contarlo y, seguramente, lean esta entrevista para conocer tu experiencia?

D.A.: –Bueno, yo no podría aconsejar nada porque no soy quien, no sé la experiencia que han vivido ellos para que aún estén dentro de ese “closet”. Pero creo que los deportistas que se desempeñan en un nivel más alto, al contarlo, podrían hacer que las nuevas generaciones tengan un precedente y se atrevan a poder decir quiénes son abiertamente, sin miedo, que se empiece a visibilizar un poco más esto para ir rompiendo los estigmas y prejuicios que existen en nuestras mentes -y que existen actualmente- y que se traspasa al deporte. Así que, sería muy bueno que personas importantes de diversas disciplinas lo pudieran hacer por ellos.

V.D.: -Por último, ¿Cómo lo tomó “el hincha”, no solo de Los Leones, sino que el del básquet en general?

D.A.: –La verdad, me han llegado mensajes positivos de la gente hincha de Deportes Castro mostrándose felices de que yo sea su capitán, porque pude ser transparente, pude ir con la verdad de frente y creo que eso va a ser bueno. Me muestro tal y como soy, nada cambia mi desempeño dentro de la cancha, y menos con mis compañeros con mis compañeros, incluso ahora me siento mucho más libre de poder expresar todo lo que pase por mi mente. Estoy feliz del cariño de la gente y nada tiene que ver con lo deportivo, creo que yo voy a seguir siendo el mismo y pretendo mejorar.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MovILH) valoró el mensaje de Arcos. Gonzalo Velásquez, director del MovILH, indicó que el jugador con el dorsal número 9 de Los Leones está haciendo un aporte significativo para otros jugadores que pueden encontrarse en una situación de desconsuelo o dolor por no poder revelar quienes son.

Además agregó: “en todo tipo de deportes, asumir la orientación sexual o identidad de género diversa siempre ha sido un problema, dado el machismo y/o la misoginia que en ocasiones se cruza con homo/transfobia. Sin embargo, testimonios como el de Daniel son una esperanza de igualdad y de mejor calidad de vida para las nuevas generaciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *