COLOMBIA 1 – ALEMANIA 1: AL RINCÓN DE LOS MEJORES RECUERDOS

Foto: FIFA

Se trató, sin dudas, de un antes y un después en la historia de un país a nivel seleccionado. Lejos de su mala performance en Chile 1962, los Cafeteros lograron meterse a octavos de final de Italia 90 tras empatar 1 a 1 con quienes finalmentería serían campeones de aquella Copa del Mundo. Aquél tanto de Freddy Rincón en la agonía de la tarde milanesa, hace exactamente 30 años, quedó eternizado en el recuerdo de todos los amantes del balompié.

Alemania llegó al Giuseppe Meazza ya clasificada. Sólo necesitaba un punto para asegurarse el primer lugar del grupo y continuar en la ciudad de la moda durante la ronda de dieciséis de ese Mundial. A Colombia le tocaba bailar con la más fea aunque sabía que consiguiendo, al menos, una histórica parda ya no dependería de nadie para lograr su objetivo de seguir con vida en la cita máxima del deporte rey.

El encuentro fue de menor a mayor. En parte porque los dirigidos por Francisco Maturana hicieron del juego un planteo tedioso, cuidando el cero en su retaguardia y queriendo que el reloj consumiera las esperanzas de los europeos. La escuadra de Franz Beckenbauer se las ingeniaba de todos modos para pisar el área contraria y generar peligro. Sin embargo, la más clara que tuvieron los germanos, fue una exquisita definición de Jürgen Klinsmann que René Higuita logró descolgar de su ángulo superior derecho.

Colombia tuvo su mejor momento entre el final del primer tiempo y el inicio de la complementaria. Allí no sólo se lo perdió Luis Fajardo sino que también careció de fortuna Carlos Estrada por partida doble. «Gambeta», hombre del Deportivo Cali, contó con un fortísimo cabezazo que se fue rozando el travesaño y, en el amanecer del segundo período, dilapidó un contragolpe fusilando a Bodo Illgner y encontrando la notable respuesta del ex guardameta del Colonia y el Real Madrid. Sin embargo, Alemania no se desespraba y apostaba a sus jugadores de buen pie para encontrar el tanto de la victoria.

Die Mannschatf, cuando apretó el acelerador, fue un ballet. Löthar Matthäus definió con una hermosa vaselina que dio en el travesaño para que luego Higuita le saque el festejo de la cabeza a Rudy Völler. El rubio de pelos ensortijados frotó la lámpara, más tarde y ya cerca del final, para asistir a Pierre Littbarski y este sí que no perdonó con un fortísimo remate que infló las redes y complicaba el panorama de los Cafeteros.

Los muchachos de «Pacho» Maturana no podían comprender cómo se les escapaba un empate tan cerca del epílogo. No sólo por lo histórico sino también para asegurarse un lugar en los octavos de final sin depender de otros resultados. Y en ese afán de no bajar los brazos, algo que el elenco sudamericano hacía a la perfección, llegó el inolvidable empate a los 47 minutos de la complementaria. Una hermosa triangulación en la mitad de cancha le permitió a Carlos Valderrama asistir a Rincón que corrió con pelota dominada y definió de caño ante la estéril respuesta de Illgner.

Alemania se aferró a lo más alto de su zona para continuar recibiendo invitados en Milán sin imaginarse que ese sería uno de los dos empates que registaría a lo largo de todo Italia 90. Colombia, con el 1 a 1, escribió las páginas más doradas de su fútbol a nivel país hasta ese entonces. Sin dudas que no sólo disfrutaron el empate frente a La Maquinaria que alzaría el trofeo en la final contra Argentina sino que además ese tanto de Freddy fue a parar, directo, al arcón de los recuerdos más lindos del balompié sudamericano.

COLOMBIA (1) – Higuita; Escobar, Gómez, Herrea, Perea; Gómez, Álvarez, Fajardo; Valderrama; Estrada y Rincón. DT: Francisco Maturana.
ALEMANIA (1) – Illgner; Reuter, Augenthaler, Buchwald, Berthold, Plüfgler; Hassler, Bein; Matthäus; Völler y Klinsmann. DT: Franz Beckenbauer.

ESTADIO: Giuseppe Meazza (Milán)
GOLES: 43´ST Littbarski (A) y 47´ST Rincón (C)
ÁRBTIRO: Alan Snoddy (Irlanda del Norte)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*