URUGUAY 1 – BÉLGICA 3: NI LA ROJA SACÓ A LA CELESTE DE SU MENTE EN BLANCO

Foto: Bob Thomas Sports Photography via Getty Images

Desconocido, sin ideas, completamente distinto al equipo que avasalló a España en el debut a pesar del empate 0 a 0. La Celeste mostró una faceta completamente pobre en Verona frente al elenco Rojo de Guy Thys que, en un parpadeo, se puso en ventaja y acabó goleando a los sudamericanos por 3 a 1 para clasificar de lleno a los octavos de final de Italia 90.

Apenas había pasado el cuarto de hora, Bélgica logró abrir la cuenta en el Marcantonio Bentegodi. Un centro perfecto de Michel De Wolf desde la derecha encontró a Leo Clijsters entrando como una locomotora. El padre de Kim, la famosa tenista, arrasó de cabeza, le cambió la trayectoria a la pelota, y dejó atónito a Fernando Álvez que no pudo hacer nada para evitar la caída del arco de Uruguay.

No terminaron de acomodarse los dirigidos por Oscar Washington Tabárez que volvieron a sufrir los embates del conjunto de Thys. Bruno Versavel no encontraba pase y abrió juego para el magistral Enzo Scifo que sacó un bombazo desde casi 30 metros y guardó el esférico en la ratonera derecha de la cueva charrúa. Iban 22 minutos y los europeos ya se imponían por 2 a 0.

Uruguay reaccionó. Un poco con el buen momento de Rubén Sosa, otro poco con la magia del ex Racing, Rubén Paz, y una pizca de talento de Enzo Francescoli, comenzaban a complicar a su oponente. Y la noche parecía llegarle a Bélgica cuando antes de irse al descanso, el alemán Siegfried Kirschen, expulsó a Eric Gerets por doble amarilla.

La Roja lejos estuvo de perjudicar a la escuadra colorada. Con un hombre menos Jan Ceulemans estiró la diferencia en el inicio de la complementaria aprovechando un grosero error defensivo de La Celeste que vestía de blanco en Verona. El ídolos de Brujas marcaba el 3 a 0 que ya parecía irremontable en el Marcantonio Bentegodi. Y, en un gran trabajo de equipo, los de Thys se replegaron para sólo recibir un sólo tanto en contra producto de un lindo zapatazo de Pablo Bengoechea tras centro de Hugo de León.

Uruguay, así como mereció ganarle a España en el debut, perdió merecidamente en la segunda fecha y complicó su clasificación a octavos de final. Bélgica aprovechó que el gran elenco charrúa tenía la mente completamente apagada, ganó 3 a 1, y se aseguró un lugar entre los mejores dieciséis países de Italia 90.

URUGUAY (1) – Álvez; Gutiérrez, De León, Herrera, Domínguez, Perdomo, Ostolaza; Paz, Francescoli; Sosa y Alzamendi. DT: Oscar Washington Tabárez.
BÉLGICA (3) – Preud´homme; Gerets, Clijsters, Demol, Grun; Van Der Elst, Versavel, De Wolf; Scifo; De Gryse, y Ceulemans. DT: Guy Thys.

ESTADIO: Marcantonio Bentegodi (Verona)
GOLES: 16´PT Clijsters (B), 22´PT Scifo (B), 3´ST Ceulemans (B), y 29´ST Bengoechea (U)
ÁRBITRO: Siegfried Kirschen (Alemania)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *