ITALIA 1 – ESTADOS UNIDOS 0: A»ROMA» A POCO

Foto: FIFA

La Azzurra volvía a reencontrarse con su público después del debut con victoria por 1 a 0 sobre Austria. En esta oportunidad, su rival serían los Yankees que venían que comerse un 5 a 1 con Checoslovaquia. Y con la fiesta preparada para una goleada, el dueño de casa tuvo que conformarse con un triunfo por la mínima diferencia que le significó, al menos, el pasaje a la siguiente instancia de Italia 90.

Ser local es un privilegio pero también puede ser un castigo. Miles de tifosi saludaban al ómnibus de los Estados Unidos camino al estadio Olímpico con las dos palmas en alto. En verdad no se trataba de una arenga o un recibimiento cordial, era un mensaje para los hombres de Bob Gansler a quienes creían que le iba a meter diez en Roma. Claramente, le faltaron nueve.

El sueño de golear a los norteamericanos parecía hacerse realidad porque la apertura del marcador llegó bien temprano. Iban 11 minutos de partido cuando Roberto Donadoni descargó de primera. Gianluca Vialli esbozó una pinta, no acaparó el pase, y la pelota le quedó servida a Giuseppe Giannini que pisó el rectángulo mayor e infló las redes de la cueva defendida por Tony Meola.

El 1 a 0 desde el amanecer del cotejo era un gran augurio para Italia. Pero Edgardo Codesal le anuló una conquista a Vialli por offside y, a la media hora del pleito, el hombre de la Sampdoria estrelló un penal contra el palo derecho de la retaguardia de Estados Unidos tras la infracción que le había cometido Paul Caligiuri a Nicola Berti.

Para los de Gansler, irse a los vestuarios abajo por la mínima y frente al dueño de casa ya era como dar la vuelta olímpica en andas de los astros de la Serie A. La gente empezó a impacientarse en el Olímpico porque esperaba esa goleada que nunca llegó. Azeglio Vicini confió nuevamente en Salvator Schillaci para la última media hora. Apostaba otra vez a la magia del «Totó» pero el goleador de aquella selección tan sólo tuvo un cabezazo que acapararon los guantes de Meola.

La falta de situaciones claras para los locales hizo que el triunfo no tuviese una celebración tan esperada. Uno de los matutinos más famosos del país tituló al día siguiente que el equipo nacional estaba «a dieta». Y en esa carencia de hambre ofensiva, terminó atragantándose con saliva cuando los Yankees, en la única clara que tuvieron, quedaron al borde del empate. Un tiro libre de Caligiuri le quemó las manos a Walter Zenga. El arquero récord dio rebote y la caprichosa le quedó servida a Peter Vermes que le pegó bárbaro pero encontró las nalgas del guardameta que evitaron la caída de su valla.

Estados Unidos empezaba a despedirse del Mundial pero le daba la bienvenida a una nueva era de este deporte en su territorio. Sus rivales fueron a felicitarlos a los vestuarios, se habían ganado el respeto del globo terráqueo entero. Italia, con el 1 a 0, ya se aseguraba un lugar en octavos. Eso sí, lo hacía con a»Roma» a poco.

ITALIA (1) – Zenga; Baresi, Bergomi, Ferri, Maldini; De Nápoli, Donadoni, Berti, Giannini; Vialli y Carnevale. DT: Azeglio Vicini.
ESTADOS UNIDOS (0) –
Meola; Doyle, Banks, Windischmann, Armstrong, Balboa; Harkes, Ramos, Caligiuri; Murray y Vermes. DT: Bob Gansler.

ESTADIO: Stadio Olímpico (Roma)
GOLES: 11´PT Giannini (I)
ÁRBITRO: Edgardo Codesal (México)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*