HOFFENHEIM 0 – RB LEIPZIG 2: ESTO ES EL C»OLMO»

Foto: @tsghoffenheim

Hoffe, en alemán, signfica esperanza. Sin embargo, esta vez el Hoffenheim no tuvo ilusión alguna, cuando desde temprano, se quedó con las manos vacías en casa frente al RB Leipzig. En el inicio de la trigésimo primera jornada de la Bundesliga, los dirigidos por Julian Nagelsmann, volvieron a afirmarse en puestos de Champions League tras festejar el 2 a 0 con un doblete de Dani Olmo.

Tenían motivos para estar esperanzados ya que Die Kraichgauer arrancó mucho mejor el pleito en el sur de Alemania. Sin embargo, entre el poderío de Los Toros Rojos, la gran tardenoche de su arquero Péter Gulácsi, y el indescifrable VAR, todo se echó a perder para el dueño de casa.

A los 3 minutos del primer tiempo, Christoph Baumgartner, la joven promesa de Austria, estuvo cerca de abrir la cuenta para el local. Sin embargo el delantero abrió demasiado la cara interna de su pie derecho y la pelota terminó yéndose por línea de fondo. En la jugada siguiente, fue Steven Zauber quien probó con un disparo a colocar y la pelota le sacó astillas al ángulo superior izquierdo de la cueva del formidable arquero húngaro.

Iban 5 y el dominio del Hoffenheim era total. Gúlácsi cometió una infracción dentro del área, Tobias Welz sancionó la pena máxima, pero sus auriculares recibían información referida a una mano en el inicio de la jugada. El penal estaba listo para ser ejecutado, el reloj corría, la incertidumbre iba en aumento, y después del análisis de video todo derivó en un tiro libre a favor del RasenBallsport Leipzig.

Al dueño de casa le pasó el colmo. Pasó de tener groggy a su rival a estar abajo 2 a 0 en un parpadeo ya que cuando todo se reanudó, Olmo facturó con un doblete que parecía haber salido de una fotocopiadora. El primero de ellos, ubicando la pelota contra la base del poste derecho de Oliver Baumann, tras un centro atrás de Nordi Mukiele. Y el otro, calcado, pero con asistencia de cabeza por parte de Marcel Sabitzer.

Golpeado en el alma, le costó al local reecontrarse con su potencial ofensivo. Y cada vez que lo hizo se encontró con el gigante de Hungría bien atento para ahogarle mil veces el descuento. Baumgartner pateó desviado antes del cuarto de hora y, ya cerca del descanso, Gulácsi tuvo una doble salvada providencial ante los remates de Dennis Geiger y nuevamente el ya mencionado delantero austríaco.

El Leipzig fue esa ráfaga de goles y un mano a mano que increíblemente dilapidó Timo Werner. Hoffenheim sabía que le quedaba todo un tiempo para meterse de prepo en zona de Europa League desbancando a Wolfsburgo provisoriamente. Sin embargo no tuvo ni la firmeza ni las ideas que mostraron en la etapa inicial.

Sebastian Rudy pudo descontar a los 6 minutos de la complementaria pero le entró mordido y lo único que logró fue que Gulácsi tuviese otra respuesta fenomenal para darle algo más de peligro a la jugada. El guardameta volvió a tener una salvada soberbia antes del cuarto de hora decisivo cuando se inclinó hacia su vértice diestro para taparle el zapatazo esquinado a Robert Skov. Y en la contra lo pudo liquidar la visita pero Olmo se perdió la chance de llevarse la pelota del encuentro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*