ARGENTINA: CINCO MODIFICACIONES Y, SI NADA CAMBIA, TIRA EL AVIÓN ABAJO

Foto: @elgraficoweb

Equipo que gana no se toca pero, el que pierde, posiblemente sí. Y si esa derrota fue ante el sorpresivo Camerún, en el debut de un Mundial, defendiendo el título conseguido cuatro años atrás, y con Carlos Bilardo como entrenador, las modificaciones casi podrían afirmarse que serían obligatorias. Por eso mismo el «Narigón» plantó un once titular en la concentración muy distinto al de aquél cotejo en Milan frente a los africanos.

El entrenador indultó a Claudio Caniggia y a Pedro Troglio. Seducido por la performance del «Pájaro» en la complementaria del Giuseppe Meazza, y disconforme con la actuación de Abel Balbo en ofensiva, el «Doctor» pondrá al «Hijo del Viento» desde el arranque frente a la Unión Soviética. Y allí también tendrá su lugar el volante que supo acompañarlo en la ofensiva riverplatense algunas temporadas atrás ocupando la plaza que dejará Néstor Lorenzo.

Bien a lo Bilardo, sin entrar y explicar individualidades, se supo que la salida de Oscar Ruggeri por Pedro Monzón se debió a que el «Cabezón» se resintió de una molestia muscular. El otro ingreso fue el del ex Los Andes y Rosario Central, José Tiburcio Serrizuela, quien suplirá a la pieza de Racing, Néstor Fabbri. Y por último Julio Olarticoechea entrará en lugar de Roberto Sensini quien fue el jugador que perdió la marca de su contrincante en el gol de Camerún.

Argentina llegó a la segunda jornada con la obligación, no sólo moral sino también deportiva, de vencer a la Unión Soviética. Otro resultado podría poner en jaque la continuidad en Italia 90 y el DT ya le confesó a los jugadores que si le tocaba volver en primera ronda, el pasaba por encima a las azafatas, se metía en la cabina, y hacía derribar el avión contra el mar. Locuras y cambios para no llegar exigidos al último pleito de la zona contra la dura Rumania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *