SE CUMPLEN 42 AÑOS DEL DÍA QUE FRANCIA JUGÓ EN «ARGENTINA 78» CON LA CAMISETA DE KIMBERLEY

Foto: tacomundial.com/

El grupo uno de la Copa del Mundo que se disputó en Argentina durante 1978 tenía dos sedes: Buenos Aires y Mar del Plata. Les Bleus y Los Magiares Mágicos debían cerrar la zona en La Feliz sin imaginarse que el cotejo quedaría grabado para siempre en la historia de la ciudad balnearia por excelencia del país por un colorido detalles que le infla el pecho a los hinchas del Dragón Verde.

Nunca hubo una explicación oficial al respecto pero lo cierto es que Francia y Hungría saltaron al campo de juego del José María Minella vestidos de blanco. Los de Europa del este solían tener una casaca colorada pero nadie increpó a ellos por no usarla. Y fueron los galos quienes terminaron jugando con la tradicional indumentaria, verde y blanca, del Club Kimberley.

Existieron dos versiones de las cuales nunca hubo una afirmación definitiva. La primera fue que Les Bleus se habían comprometido a empilcharse de azul para distinguirse de su rival pero a la utilería jamás se le secaron las camisetas que habían utilizado cuatro días atrás, contra Argentina, en el Monumental. Eran épocas donde las marcas no hacían ropa de manera masiva y, entre el final del juego más los 404 kilómetros de viaje de una sede a la otra, todo aparentó jugarle contrarreloj a los de Michel Hidalgo. La otra mirada, que ofrecieron varios medios del viejo continente fue que desde FIFA nunca aclararon quién debía usar su equipación oscura y cuál la clara.

El inicio del encuentro estaba previso para la una y media del mediodía del sábado 10 de junio de 1978. Hace exactamente 42 años, fue el árbitro brasileño, Armando Coelho, quien se negó a dar la orden si uno de los dos equipos no cambiaba de camiseta. Más de 20 mil espectadores aguardaban en las tribunas por un encuentro que sólo servía para cumplir con el calendario puesto a que sendas selecciones ya estaban eliminadas de la segunda fase.

Los galos aceptaron ponerse la casaca verde y blanca a bastones del Club Kimberley de Mar del Plata. El partido comenzó más tarde y el conjunto de Hidalgo logró lo que no había conseguido cuando jugó con su propia ropa: ganar un cotejo en el Mundial 78. Christian López y Marc Berdoll adelantaron a Francia y luego Sandor Zombori puso suspenso con el descuento para Hungría.

El 2 a 1 duró poco porque Dominique Rocheteau estiró la diferencia ni bien movieron del medio y, a partir de ese entonces, el marcador no cambió más en el José María Minella. Lo inolvidable, con el correr de los años, fue que los propios hinchas y lugareños pudieron disfrutar de Michel Platiní vistiendo la indumentaria del Dragón Verde durante la complementaria.

Pasaron exactamente 42 años de aquella tarde en la que Francia no pudo jugar de blanco y le usó la ropa a Kimberley. Y todo ello con el agregado especial de haber derrotado por 3 a 1 a un Hungría para sumar los primeros dos puntos de la Copa del Mundo que se disputó en Argentina. Eterno recuerdo a más de cuatro décadas de una jornada colorida y que quedará para siempre en los anales del fútbol mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *