BRASIL 2 – SUECIA 1: Y UN DÍA APARECIÓ CARECA

Foto: FIFA

La Verdeamarelha arrancó su sueño de Italia 90 con el pie derecho. Un doblete de Careca, que había estado con la pólvora mojada en los amistosos previos a la cita máxima, le permitió al conjunto de Sebastiao Lazaroni triunfar por 2 a 1 sobre los únicos escandinavos de aquella Copa del Mundo.

Brasil y Suecia coincidieron varias veces en este tipo de competencias. En Francia 1938, la Canarinha se impuso por 4 a 2. En el certamen organizado en tierras cariocas, en 1950, el dueño de casa batió a los europeos por 7 a 1. Ocho años después, Pelé y su ballet besaban la Jules Rimet tras vencerlos en la final del Mundial 1958 por 5 a 2. Volvieron a toparse en Argentina 1978 con un empate 1 a 1 y, el destino, volvió a jugarle una buena pasada a los sudamericanos en Turín, el 10 de junio de 1990, hace exactamente tres décadas.

En su quinto compromiso entre sí en Mundiales, la Verdeamarelha supo ser paciente para fracturar la defensa de los escandinavos. La idea de Lazaroni de cuidar la pelota y no ir al frente con carencia táctica generaba un pálido 0 a 0 en casa de la Juventus. No obstante, a los 40 del capítulo inicial, Branco hilvanó una gran jugada en mitad de cancha y tocó sutilmente al vacío. Careca interceptó el pase, eludio a Thomas Ravelli y marcó el 1 a 0.

Brasil supo bajarle la persiana al cotejo en el amanecer de la complementaria. Müller, conocedor como pocos de Turín por ser hombre del Torino, ganó en velocidad por el costado derecho y mandó un centro perfecto para la entrada de Careca que en la puerta del área chica sólo tuvo que empujar el esférico y estirar la diferencia. Suecia, abatida y lejos de su brillos en el viejo continente, apenas alcanzó a descontar en la casa de la Vecchia Signora.

Los muchachos de Olle Nordin sorprendieron a la Canarinha a diez del final cuando Glenn Stromberg recibió sin marca alguna por flanco diestro. Tenía todo el tiempo del mundo para elaborar un lindo centro aéreo pero le salió afortunadamente torcido. Fuera del área estaba el capitán del elenco escandinavo, Jonas Thern, quien conectó de cabeza y asistió a Tomas Brolin. Con tan solo 21 años, el delantero que brillaría en el Parma, se sacó de encima la marca de Mozer y definió ante la estéril reacción de Taffarel para descontar y poner cifras definitivas.

Suecia, uno de los que llegó a Italia 90 como cuco y rival a vencer, debutó con una derrota digna frente al máximo ganador de la historia de los Mundiales. Brasil se conformó con el 2 a 1 pero disfrutó aún más haber recuperado a un atacante como Careca que parecía volver a amigarse con las redes contrarias aunque esos hayan sido sus únicos dos goles en esa Copa del Mundo quedando muy lejos de los cinco que había marcado en México 86.

BRASIL (2) – Taffarel; Jorginho, Ricardo Gomes, Branco, Mozer, Mauro Galvao; Dunga, Valdo, Alemao; Careca y Müller. DT: Sebastiao Lazaroni.
SUECIA (1) – Ravelli; Larsson, Ljung, Roland Nilsson, Schwarz; Limpar, Joakim Nilsson, Ingesson, Thern; Brolin y Magnusson. DT: Olle Nordin.

ESTADIO: Delle Alpi (Turín)
GOLES: 40´PT y 18´ST Careca (B) y 34´ST Brolin (S)
ÁRBITRO: Tullio Lanese (Italia)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*