BAHÍA BASKET: YA PIENSA EN LA TEMPORADA 2020/2021

Por: Básquet VD

Por: Marcelo Faró | @marce_faro

Repasamos lo que dejó la temporada 2019/2020 para Weber Bahía Basket.

La decisión de la Asociación de Clubes de presentar una propuesta de finalización de la temporada de la Liga Nacional, sin descensos e incluyendo en la lucha por el campeonato sólo a los equipos ordenados del primer al octavo puesto de la tabla, significó (pase lo que pase con dicho proyecto) el final de la temporada para el resto de los equipos de la competencia.

Entre ellos Bahía Basket, que ocupaba la onceava posición en una temporada que deja un saldo positivo para la franquicia que preside Pepe Sánchez.

El joven equipo que dirigió el trinomio José Luis Pisani-Martín Luis-Juan Milito, nunca sufrió por la pelea de los últimos puestos y se había estabilizado en el pelotón de los que aspiraban a llegar bien posicionados a lograr una de las plazas de reclasificación que luego los depositara en los PlayOffs.

Pero para un equipo joven y sin experiencia como el bahiense, la temporada tuvo los vaivenes lógicos de la edad promedio de su plantel. Un Súper 20 que fue difícil plataforma de pruebas y una Liga en la que el equipo se fue encontrando, ensamblando sus partes y logrando un progreso que, al momento del receso, lo habían convertido en un duro rival para cualquiera.

Con su llamativo juego de muchas posesiones y con el tiro exterior como arma principal, Bahía se hizo fuerte como local, convirtiendo al flamante Dow Center en una localía respetable, en la que muy pocos equipos pudieron llevarse el triunfo. Como visitante, en cambio, le costó mucho durante toda la temporada (incluso con derrotas demasiado abultadas); pero fue, justamente, en las últimas giras donde el equipo alcanzó un nivel de madurez que le permitió traerse algunas victorias y dar pelea en todas sus presentaciones.

Yendo al plano individual, Bahía volvió a confiar en el liderazgo del experimentado Jamaal Levy, y éste asumió ese rol, siendo fundamental dentro de la cancha en la tarea defensiva, pero mucho más en la faceta humana para el grupo fuera de la cancha. Los extranjeros también tuvieron su aporte. El conocido Drew Martin (había sido parte de la temporada 2018/2019) hizo una gran dupla de internos con el panameño, hasta que una dura fractura lo sacó de la temporada, mientras que los desconocidos Jon Rodney Lynch y Travis Weatherington tuvieron buenos aportes, sobre todo en ofensiva, y algunas flaquezas en defensa.

El resto del plantel provenía íntegramente de la Liga de Desarrollo (incluso muchas veces jugando ambas competiciones en paralelo) y la temporada fue plataforma de despegue para muchos de los talentos reclutados por Pepe y su staff.

El caso más significativo sea, tal vez, el de Caio Pacheco De Souza, prácticamente sin experiencia ni minutos durante la temporada pasada y convertido en factor dominante de la Liga (máximo asistidor y segundo goleador). El brasileño tiene contrato y manifestó su voluntad de seguir con los bahienses, pero se declaro elegible en el Draft 2020 de la NBA y habrá que ver qué pasa con su futuro.

Otros jugadores muy jóvenes también dieron qué hablar. El temible tirador Facundo Tolosa y el altísimo alero Bautista Lugarini demuestran estar empezando un camino ascendente en sus carreras y que no se sabe dónde encontrará será su techo. Ese mismo recorrido parece llevar adelante el doble medallista olímpico (en los JJ.OO. de la Juventud) Fausto Ruesga, adaptado a un rol defensivo intenso y mejorando bastante  su tiro. Ya con algo más de experiencia en el equipo de Liga, Federico Elías, Rafael Paulichi, Juan Cruz Marini y Pedro Ianguas se ganaron sus minutos y demostraron tener la capacidad para ser jugadores estables en nuestra máxima competencia.

Todos estos jóvenes serán quienes integren el equipo para la temporada próxima. El mismo Pepe lo confirmó esta semana, diciendo que la base de jugadores jóvenes se mantendrá completa, apuntaladas por el “viejo” Jamaal y con la duda acerca de si volverán o se sumarán otros jugadores extranjeros.

A esa plantilla se le agregarán otros buenos proyectos que venían siendo destacados en la Liga de Desarrollo, como Ezequiel Paz, Gabriel Novaes y Valentín Simondi, además de los recuperados tras sus lesiones Tomás Chapero y Joaquín Sánchez.

Como sucede desde hace una década, seguramente algún nuevo talento será reclutado para sumarse al equipo y serán parte (¿junto al mismísimo Pepe Sánchez?) del equipo que participe de la liga bahiense de primera división.

Al respecto de esa vuelta a las canchas, se espera que el gobierno de Bahía Blanca, de acuerdo a las directivas nacionales y provinciales, defina los requisitos para volver a entrenar y retomar la actividad.

El complejo de entrenamiento del Dow Center, tal vez el punto más alto en el balance de la temporada de la franquicia, permite en sus instalaciones que se puedan cumplir todos los protocolos sanitarios y de distanciamiento para el trabajo colectivo, lo que significa una ventaja operativa para el equipo, que espera otra temporada de crecimiento dentro del básquet nacional.