EDITORIAL: RIESTRA, Y LOS QUE ESTÁN BAJO FLORES

Por: Marcelo Patroncini

Con 588 fallecidos y casi 20 mil casos de coronavirus en Argentina, la situación no deja de ser delicada y el aislamiento social fue una medida para evitar que esos valores no sean mayores. Imágenes difundidas por TyC Sports mostraban como, en el estadio del Deportivo Riestra, un grupo de deportistas rompía con el confinamiento para ponerse a punto. Y sin importar realmente el nombre del club, lo sucedido en Bajo Flores ha sido irrespetuoso por aquellos que hoy, por culpa de la pandemia, están bajo flores.

Hay que destacar que no interesa de qué institución se trata porque así como fue el Blanquinegro tranquilamente podía ser otra entidad. Posiblemente el ruido sea mayor por la cantidad de veces que, en el corto plazo, estuvo en boca de muchos por esa final con Comunicaciones que acabó en bochorno. Pero aquí, el problema de fondo, no es sólo de un equipo sino de toda una sociedad.

Lo que sucedió fue típico de ese grupo de argentinos que quieren sacar ventaja con la deferencia que la comisión directiva del Deportivo Riestra, en este caso, pidió las disculpas pertinentes y quedó a disposición de los castigos que los organismos correspondientes decidan impartirle. Sin embargo el respeto también se pierde cuando cualquier individuo sale sin tapabocas a la calle, se va de vacaciones en pleno confinamiento, o hace picardías creyendo que ´no pasa nada, está todo más que bien´.

Las imágenes de las personas rompiendo la cuarentena en el Guillermo Laza no fue un caso aislado. Los hinchas de Colón de Santa Fe salieron a festejar su aniversario, los de San Martín de Tucumán que hicieron una marcha reclamando el ascenso y los de Central Córdoba de Rosario asistieron al Gabino Sosa para despedir al «Trinche» Carlovich. Y con una pandemia de por medio tal vez poco importe analizar cada uno de los motivos. Si no es no, no es no.

Por eso mismo no se trató sólo del entrenamiento de los Malevos de Pompeya sino de una práctica habitual de algunos argentinos. Los mismos que afirman que la mano de Maradona ante Inglaterra o el bidón de Bilardo contra Brasil fueron válidos pero después sostienen que Codesal se vendió en la final con Alemania y que la FIFA quería a la Albiceleste fuera de Estados Unidos 94.

Si esta pandemia que nos encerró durante un trimestre no sirvió para enseñar algunos valores, estos malos ejemplos volverán a repetirse. Si no hay castigo también continuará pasando. Aceptar algo que se hizo mal y no esconderse es sumamente válido. Pero en el Bajo Flores no sólo se rompió el aislamiento, además se faltó el respeto por aquellas personas que hoy están bajo flores.