ARGENTINA: SER EXTRANJERO EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

Desde que apareció el virus del SARS-CoV2 en el mundo, todos los países han decretado el aislamiento obligatorio donde, además, cerraron sus fronteras y hasta algunos han prohibido los vuelos.

El virus no sólo les afectó a los argentinos que están varados en otros países, sino que también a los extranjeros que están en Argentina, como son los casos del venezolano Miguel Ruíz, que estaba jugando en Platense, el escolta Karel Guzmán y el base Trevor Gaskins, quienes se desempeñan en Olímpico de La Banda, quienes no han podido regresar a sus países.

El primero en hablar fue Karel Guzmán, quien nos contó que en qué momento se enteró de que cerraron las fronteras: “Junto a Trevor (Gaskins) nos enteramos el 17 de marzo, cuando se detuvieron los entrenamientos en el club y, en mi caso, no pude hacer ninguna gestión para regresar a mi país, porque tenía una esperanza de que se iba a reanudar la Liga. Pasó el tiempo, pasó el mes de abril y, cuando ya nos dieron la libertad de volver para nuestros países hasta nuevo aviso, fui a hacer la gestión pero ya era muy tarde. Primero, se había cerrado el aeropuerto de aquí en Argentina, y donde hacía escala en Panamá había cerrado. Cuba no había cerrado, se mantenía abierta, pero no tenía por dónde ir, ahí fue cuando dije ‘Ya está, tendré que esperar a que se termine la cuarentena en Cuba o que se resuelva un vuelo humanitario’. Hasta el día de hoy sigo esperando eso”.

Cuando se le consultó qué era lo más difícil de esta situación, el escolta cubano dijo: “Creo que una de las cosas más difíciles de esta situación es estar lejos de la familia y ver como muchos compañeros míos, personas allegadas a mí, han podido regresar de lugares lejanos a encontrarse con su familia. Pasar esta situación tan horrible junto a mi familia, para mí, es lo más importante y, la verdad es que yo no estoy en ese caso. Pero bueno, a pesar de estar tan lejos, me encuentro muy cercano a mi familia, comunicándome, hablando todos los días. Es horrible, pero no puedo decir que la estoy pasando tan mal, porque la verdad es que ellos están haciendo hasta las cosas imposibles para que yo me sienta bien, para que yo me sienta lo más cercano a ellos y se los agradezco, la verdad. Aquí estoy, esperando a que se pueda resolver algo para poder juntarme con mi familia, que es lo que más deseo en este momento”.

Gentileza Bandeja Olímpica | @BandejaOlimpica

Karel tiene a toda su familia en aquel país y siempre trata de comunicarse con ellos. “No sé si lo hacen para que yo me tranquilice o para que no me preocupe, pero, la verdad, hasta ahora ellos me dicen que no tienen problemas, que están más o menos tratando de pasar esta situación lo mejor que pueden. Por mí, siempre me dicen que esté tranquilo, que no me preocupe, que las cosas no pasan por gusto, que espere, que no me ponga ansioso, que me mantenga haciendo ejercicio, que me entretenga jugando a la Play, cosas así. Cuando llega, llega. Así que, nada, así es como me están resumiendo la situación de Cuba”. Además afirmó, “en lo personal, en estos momentos, lo que más deseo es volver a la cancha. Porque es lo que me ha dado frutos hasta ahora, creo que mi familia ya está adaptada a que yo esté lejos de ella, que yo me independice, que yo haga lo que me gusta y, verdaderamente, me apoyan y están totalmente de acuerdo. Y para mí, sería más factible que se terminara esto y que vuelva a la cancha. Es lo que yo más deseo en este momento, a pesar de querer estar con mi familia. Pero si me das a escoger, prefiero regresar a la cancha”.

Desde que arrancó la temporada, se lo ve muy unido a Trevor Gaskins “El vínculo con él ha crecido más ahora, pero nosotros ya nos conocíamos desde que yo era mucho más pequeño, imagínate. Yo tenía como 18 años cuando empecé con la selección y él era de la selección de Panamá. Hubo algunos campeonatos en los que estuvimos juntos ahí, con la selección fue cómo nos conocimos, pero solamente nos conocíamos de vista. Y haber llegado ahora a Olímpico, después de casi tres años sin vernos, fue como algo increíble. Nunca imaginamos que, de estar jugando en contra con la Selección, fuéramos parte de un mismo equipo, un club. La verdad es que así arrancó la temporada, nos fuimos llevando re bien y ahora que él domina el idioma, es increíble. Nos llevamos re bien y más en estas situaciones así, nos apoyamos, nos hablamos de vez en cuando, jugamos juntos a la Play. La verdad es que es tremenda persona”, confesó.

A Ciclista Olímpico de La Banda se lo conoce por ser un club muy solidario, y esta no es la excepción: “No tengo por qué quejarme con el club. Creo que ha sido bastante leal, y más ahora, me ha apoyado en lo que han podido para estar lo más tranquilo posible, dónde resolver algún boleto, o cosas así. Pero la verdad, se lo agradezco. Y en cuestión de la hinchada de aquí del club, quiero darles mil gracias y mil abrazos. Estuvieron siempre presentes ahí, apoyándonos en la Liga mientras duró, estoy como en una familia”.

Desde que empezó la cuarentena, a muchos se les ha cambiado la rutina. “Siempre trato de buscar la forma de cómo entretenerme, cómo enderezar la mente y seguir adelante. En mi tiempo libre, lo que hago es jugar mucho a la Play, a la tarde hago mucho gimnasio, cosas así. Trato de estar con la mente siempre pegada a mi familia, hablar con mis amigos y así”.

Durante toda la nota, el escolta se declaró bastante optimista. “Creo que mi mentalidad es que esto va a cambiar radicalmente a corto o largo plazo. Espero que todos nos pongamos duros en la mente y que pensemos positivo siempre. Es lo único que veo hasta ahora, siempre pienso positivo, que esto va a cambiar y que vamos a volver todos con nuestras rutinas diarias”, reflexionó.

Luego nos comunicamos con el venezolano Miguel Ruíz, quien se desempeñaba en Platense. Comentó que, a esta cuarentena que ya lleva más de 75 días, la está transitando bien, con tranquilidad, paciencia, “hay que darle fe” expresa. Por otro lado, también demuestra sus grandes deseos de regresar a su país“Extraño a mi familia, extraño a mi novia. La situación aquí es más complicada, el tema de cambiar la rutina, no poder entrenar lo que me gusta hacer, estar corriendo en contacto con mis compañeros”.

Con ayuda de la tecnología, a muchas personas se les hace más fácil poder estar hablando asiduamente con su familia. “La situación en Venezuela cada día se complica más, así que tengo mucha comunicación con mi familia. Les mando dinero desde aquí, porque cada día en el país se complica por el tema de la gasolina, el tema de las comidas, y con la cuarentena está más complicado”, explica.

Desde que se decretó el aislamiento obligatorio, muchos han estado de acuerdo con las medidas que tomó el presidente Alberto Fernández, Miguel es uno de ellos: “Hay que esperar en cuarentena a que se inmunice bien porque hay muchas pérdidas, muchos muertos. El mundo se ha paralizado por un virus al que hay que tomar su progresión”.

La mayoría de los clubes de la Liga Nacional, como los de la Liga Argentina, tratan de estarles encima a sus extranjeros, más en casos como este. Ante esto, Ruíz está conforme: “Platense me ha tratado bien, gracias a Dios, no tengo quejas con ellos. Siempre están pendientes -el ‘Cholo’, mis compañeros y la directiva- sobre cómo estoy, de cómo volver a mi país, pero eso está complicado. Espero que pueda solucionar esto, que salga un vuelo humanitario o un vuelo para mi país. Eso es lo que quiero hacer, volver a mi país, y más adelante pensar en que se reanuden todas las ligas o una liga”.

Gentileza Bandeja Olímpica | @BandejaOlimpica

La actualidad mundial se hace presente y Miguel está al tanto de lo que va sucediendo, de los estragos que el contexto está causando: “Afecta mucho a nivel deportivo, afecta bastante; pero, gracias a Dios, poco a poco se está regulando, volviendo a las actividades en España, Francia y pronto volverá la NBA, esperemos que se solucione poco a poco. Pero en el mundo cada vez pasan más cosas. Hoy en día, por ejemplo, el racismo que está viviendo Estados Unidos; le pido a Dios que se calme, se pueda solucionar ese gran problema, no solamente en Estados Unidos, sino todos los países donde existe el racismo. Hay que tener fe en Dios y sé que vamos a salir lo más pronto posible”.

El tercer extranjero que queda en Argentina es el base de Olímpico y compinche de Karel, Trevor Gaskins. A diferencia del resto, para él no le es problema el estar en otro país gracias a que habla español y entiende la cultura latina, recordemos que, como contó Guzmán anteriormente, fue jugador de la selección de Panamá.

Gentileza Bandeja Olímpica | @BandejaOlimpica

Él, como casi todo el mundo, habla con su familia -que está en Panamá- mediante internet: “Lo hago casi todos los días por FaceTime y no necesitan decirme qué está pasando allí porque me mantengo al día con las noticias. Las reviso todos los días y trato de informarme a mí mismo sobre lo que está sucediendo en todo el mundo”. Además, explicó que, si bien extraña a su familia, quiere que esto termine para poder volver a trabajar y jugar.

La situación actual de aislamiento produjo pocos, pero considerables, cambios en su rutina: “El único cambio es que no puedo entrenar como quiero”, explicó. Y en lo que respecta a pasatiempos, nos contó que juega videojuegos con sus compañeros, familia y amigos, y que duerme mucho.

Ahora bien, también pudimos conversar con aquellos que sí pudieron conseguir volverse a sus hogares con sus seres queridos. Les presentamos los casos del camerunés Gastón Essengue,de Oberá Tenis Club, y el del interno de San Martín de Corrientes, Brian Fitzpatrick, quienes lograron dejar el país entre fines de mayo y principios de junio.

Essengue está radicado en México hace años: “Mi mujer es mexicana. Así que, termino la temporada y mi primer destino siempre es volver a casa. Igual, siempre tengo que ir a visitar a mi familia en Camerún, también tengo familia en Alemania y en Estados Unidos, así siempre paso mi tiempo”.

Para ambos, estos dos meses de cuarentena en Argentina fueron difíciles, pero finalmente lograron conseguir pasajes para volverse a esos lugares que ellos llaman hogar“Al principio, fue difícil porque estamos todos con la duda, no sabíamos lo que pasaba con ese virus, cómo se contagia o cómo comportarse, porque es nuevo en la vida. No creo que ninguno de los que estamos en esta generación vivimos algo así. Tenés que parar, quedarte en casa, se cierran los negocios para no contagiar a la gente. Al principio, los primeros dos meses, estuve con mucho miedo. También, lo peor era que no sabíamos que íbamos a hacer con la temporada. Si iba a seguir o no. Creo que en el segundo mes fue más tranquilo, porque la AdC salió la decisión de que no se va a seguir, así que, lo único que pensé fue cómo volver a casa. Estaba esperando la oportunidad de salir del país nomás”, nos contó Essengue, mientras que la experiencia de Fitzpatrick fue un tanto particular: “Regresé a los EE.UU. el 1 de junio, pero los dos meses que pasé en cuarentena fueron difíciles. Traté de hacer ejercicios en casa, en mi departamento, y me mantuve ocupado leyendo, viendo programas de televisión y hablando con amigos y familiares mediante FaceTime. El club cortó el WiFi en mi apartamento la última semana que estuve allí, que fue cuando las cosas se pusieron muy difíciles”.

Gentileza Prensa Oberá Tenis Club | @OberaTenisClub

Una vez terminada la incertidumbre sobre la competencia, quedaba emprender el tan esperado camino a casa, lo que también fue una aventura. “Con el club estuvimos viendo las opciones del viaje, descartamos los recorridos por Paraguay y por Brasil debido a que hay muchos casos ahí. Por suerte y hasta ahora, no hay casos en Oberá, así que para mantenerme tranquilo y a mi familia, lo mejor para mí era quedarme en casa, seguro. Cuando se abrió un poquito la cuarentena, aproveché la conexión con la embajada de México para tener un vuelo de los que traen argentinos y se vuelven con mexicanos. Así que, cuando me enteré de ese vuelo, el club pagó todo. Agradezco a Oberá por estar siempre pendiente en asegurarse de que yo esté bien, de que tenga todo lo que necesito. Me fui de Oberá con un camión para Buenos Aires, directo al aeropuerto, y poder viajar a México”, narró el camerunés.

La vuelta a casa del estadounidense fue, también, otra aventura que quedará para la anécdota: “Seguí los mails de la embajada de los EE.UU., hubieron muchos vuelos especiales, pero los pasajes eran caros. Cuando vi que Delta estaba haciendo un vuelo mucho más barato hacia Atlanta, lo envié al club y finalmente me enviaron a casa; luego, les dije que conseguiría mi propio vuelo a casa en Connecticut. Con los vuelos de cabotaje cerrados, la parte más difícil del viaje fue el taxi a Buenos Aires. Idealmente, quería llegar a un acuerdo sobre mi contrato, pero eso nunca sucedió. Me di cuenta, después de dos meses, que era hora de volver a casa y esperar a ver qué pasa en el futuro. Creo que estoy feliz de estar en casa”.

Parte de la familia de Gastón está dividida por el mundo. Además de su esposa e hija mexicanas, tiene dos hijas más, una en Camerún y la otra en Italia; también tiene a su hermano mayor en Nueva York y dos hermanos más en Alemania, el resto en Camerún. “Hasta ahora, nada pasó en mi familia, estamos todos bien. En Europa estaban un poco complicados, pero ahora, más complicado es en New York. En Camerún está tranquila la situación, pero me parece que se viene el peor momento el próximo mes. Porque allá no cerraron el país, está trabajando la gente, están viviendo como siempre y están subiendo los casos de infectados. Siempre estoy en comunicación con mi familia por las redes sociales”, comentó.

Gentileza Prensa San Martín | @CSM_Corrientes

Ante todo este marco, siempre se busca un manto de optimismo de cara a lo que pueda pasar en el futuro, tanto lo social como en lo deportivo. Pero todo ello está directamente vinculado con lo que suceda a nivel económico. Essengue considera que, económicamente, van a estar muy difíciles los próximos años y también con el deporte que depende de los privados, “los sponsors, que son negocios, van a tener problemas para poner plata en el deporte”, explica y añade, “Va a ser difícil, también, para el club porque no está en plena actividad, se dejó de jugar con público y de hacer la actividad normal que hace un club para generar ingresos. Así que sé que va a estar difícil. Nadie puede ver el futuro, pero todos sabemos que económicamente no vamos a estar igual que antes”. Por otro lado, Brian lo lleva al campo médico, dejando su opinión acerca de las medidas impuestas por el gobierno nacional: “Soy cautelosamente optimista de que habrá una temporada el próximo año. Sin embargo, no veo que las cosas vuelvan a la normalidad hasta que haya una vacuna disponible a nivel mundial. Creo que Argentina hizo un buen trabajo al contener el virus, especialmente cuando se lo compara con el país vecino, Brasil. Sin embargo, tampoco sé si continuar con la cuarentena es la respuesta correcta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *