El fútbol peruano sufrió su interrupción, como prácticamente todo América, durante el mes de marzo debido al brote emergente de COVID-19. Tres meses después, la Federación de aquel país elaboró un protocolo que, de ser aprobado por las entidades gubernamentales, permitirá que la pelota vuelva a rodar en un plazo de 45 días.

Corría el mes de marzo cuando los campeonatos de fútbol de prácticamente todo el mundo debieron ser suspendidos. América no fue la excepción y, salvo Nicaragua, todos los demás países decidieron la suspensión de sus campeonatos por tiempo ilimitado.

Con el correr de los días y el avance de la situación, Costa Rica fue el primero en retomar los juegos oficiales. Mientras muchos aún esperan que la cantidad de contagiados y fallecidos por día disminuyan, otros comienzan la elaboración de protocolos sanitarios para colocar fechas estimativas, tales como Paraguay y Perú.

Justamente este último fue noticia en las últimas horas debido a la decisión tomada para volver a la competición. La Federación Peruana presentó un protocolo a las entidades gubernamentales para su aprobación y, en caso de recibir el aval, regresar a la disputa en un plazo de 45 días.

La particularidad más saliente de esta presentación pasa por la elección de una sede única para desarrollar todos los partidos. Según comentó el presidente, Agustín Lozano, todos los duelos serán en Lima por una cuestión sanitaria y para evitar los desplazamientos con el riesgo de generar nuevos contagios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *