ITALIA 90: COLOMBIA Y ESE AMISTOSO CON UN PUNTAPIÉ EN TOPLESS

Foto: Imagen de TV

El otro día les contábamos que Italia 90 tuvo su película pornográfica y, ahora, venimos con un capítulo de una tónica bastante parecida. No es que el confinamiento y la proximidad del trigésimo aniversario de aquella Copa del Mundo nos haya puesto «Alzamendi», que de hecho estaba concentrado con Uruguay aunque sea otra historia, pero lo que sucedió en el último amistoso de Colombia previo a la máxima cita tuvo tintes por demás desopilantes.

Cada partido de fútbol es una historia y dentro de ellas hay situaciones que podrán recordarse en mayor o menor medida. De Eva Perón en cancha de Colón de Santa Fe al cantante Maluma en un Superclásico, el puntapié inicial de honor ha sido motivo de darle privilegios a alguien previo a una contienda. Sin embargo, hace exactamente tres décadas, Hungría y Colombia vivieron uno de episodios más burdos del balompié.

Los Cafeteros se alistaban para el último amistoso de cara a Italia 90. Les faltaba una semana para su debut frente a Emiratos Árabes Unidos cuando se midieron con los Magiares Mágicos. En Budapest, capital del país con mayor producción de material triple equis, las autoridades comprendieron que una buena manera de mostrarse al globo terráqueo, ya que no habían clasificado al Mundial, era mostrando su materia prima ante las cámaras de televisión y frente a los cuatro mil espectadores que no quisieron perderse ese encuentro de naciones.

Sin embargo, cuando se asomó la terna arbitral junto a los capitanes para el sorteo, los protagonistas tuvieron que esperar a que una señorita diese la patada simbólica. La blonda muchacha le entró a la pelota prácticamente en pelotas. Haciendo topless por la verde gramilla, y ante la mirada atónica de Carlos Valderrama que atinaba a aplaudir los movimientos de la dama, se cumplieron los «honores» para que luego los jugadores pudiesen hacer lo suyo.

Tal vez, más allá que una promoción por la industria de la pornografía, se trató de una triquiñuela para desviar la atención de su rival. Hungría esa tarde en Budapest le ganó a Colombia 3 a 1. El «Pibe» tenía la cabeza en otra parte, y el único tanto Cafetero lo hizo Freddy Rincón. Pasaron tres décadas de aquél desopiltante puntapié previo a Italia 90. Y del dolor de cabeza que se llevó Francisco Maturana pensando en qué equipo alistaría para el debut mundialista una semana más tarde en Bolonia.

1 pensamiento sobre “ITALIA 90: COLOMBIA Y ESE AMISTOSO CON UN PUNTAPIÉ EN TOPLESS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *