SAN MARTÍN (CORRIENTES): 31 DE MAYO ES SINÓNIMO DE ALEGRÍA

Gentileza Prensa San Martín | @CSM_Corrientes

Por: Juan Pablo Riquelme | @JuampiR08

El Santo correntino tiene al 31 de mayo como su propio día patrio, ya que es fecha en la que consiguió los dos ascensos a la máxima categoría del básquetbol argentino. Lo hizo por primera vez en la temporada 2010/11, sufrió un descenso en el medio y logró volver en la 2013/14, para después convertirse en uno de los protagonistas de la Liga Nacional hasta el día de hoy.

El Rojinegro tiene, en sus vivencias, una particularidad con la que pocos clubes cuentan, es que logró los únicos dos ascensos de su historia a la elite en la misma fecha, pero diferentes años. En 2011, fue Ariel Rearte el conductor hacia ese hecho histórico y, tres años después, fue Sebastián González el encargado de administrar al plantel que consiguió la vuelta a la Liga Nacional.

UN ASCENSO BUSCADO POR MUCHO TIEMPO

Desde que incursionó en el viejo Torneo Nacional de Ascenso, el Santo siempre se armó para ser protagonista. En apenas su segunda temporada, comenzó a rozarse con la gloria, porque cayó en semifinales con el entonces campeón, La Unión de Formosa, y en el repechaje no pudo contra Unión de Sunchales. En el campeonato siguiente, padeció a Argentino de Junín en la gran final y, en su segunda chance, fue eliminado por El Nacional de Monte Hermoso.

Y como la palabra rendirse está prohibida para esta institución, finalmente se le dio en la 2010/11 después de cinco definiciones truncas. Como no podía ser de otra manera, también fue sufriendo, porque en la final no pudo frente a Quilmes de Mar del Plata. Pero en el repechaje ante Ciclista Juninense, no falló. Con desventaja de localía, los de Ariel Rearte ganaron el segundo juego en tierras bonaerenses para poner la serie 1-1 y buscar definirla en Corrientes: el 29 de mayo fue triunfo por 92 a 78 y coronó, de manera tan ansiada, dos días después. Un día como hoy, pero hace nueve años, venciendo al Verdirrojo por 88 a 83, en parte gracias a los 21 puntos de Fabián Elías Saad, 17 de Anthony Glover y 12 de Mariano Ceruti. Esa noche el “Fortín Rojinegro” fue un delirio de gente vibrando a la par de un equipo que contagió con su estilo de juego, temperamento y garra a lo largo de todo el campeonato.

NO DABA ABASTO. El “Fortín” vivió una de sus noches más emocionantes ante una gran concurrencia de público en el partido consagratorio. Gentileza Prensa San Martín | @CSM_Corrientes

Durante este certamen, los dirigidos por el chaqueño -y actual DT de Comunicaciones en la elite- Ariel Rearte disputaron 45 partidos en total y en 28 resultaron vencedores. Se mantuvo en los primeros puestos en las dos primeras fases de la Zona Norte para después dejar en el camino a Italiana de Charata (3-2) en cuartos de final, Alvear de Villa Ángela (3-1) en semis y caer en la primera final ante Quilmes (1-3). Luego llegó el repechaje ante los juninenses para lograr, hasta ese momento, su mayor hito en su historia profesional.

El plantel de aquel ascenso estuvo compuesto por Julián Olmedo, Mariano Ceruti, Sebastián Castiñeira, Andrés Rodríguez, Javier Abbadie, Fabián Elías Saad, Fabián Ramírez Barrios, Anthony Glover, Maximiliano Saravia, Franco Balbi, Ramiro Iglesias y Ariel Pau. En el cuerpo técnico, el head coach fue Ariel Rearte, el asistente fue Gastón Castro, el preparador físico fue Diego Coronel, el kinesiólogo fue Gustavo Rossetti, el utilero fue Clemente Ramírez y el jefe de equipo fue Jorge Balbis, este último está trabajando actualmente como asistente de Rearte en Comu.

2014, EL PRIMER “CORDOBAZO” ROJINEGRO

Su paso fugaz por la Liga Nacional en 2011/12 obligó a San Martín a reinventarse, barajar y dar de nuevo en el ascenso. Su protagonismo de años anteriores no los dejó de lado, porque volvió a pelear en 2013 por su regreso a la máxima categoría. Realizó otra gran tarea en el torneo, donde alcanzó el record de triunfos consecutivos (18) en la fase regular con Pablo D’Angelo como entrenador. Justamente, esa marca fue cortada por Estudiantes de Concordia, el competidor más fuerte que tuvo en la temporada y el que le amargó los planes de ascenso en la gran final. En el repechaje y con la pérdida de localía por una dura sanción tras hechos violentos con los entrerrianos, volvió a padecer al Quilmes marplatense.

Fue otro “mazazo” enorme el que vivió el club correntino, pero no bajó los brazos. El 11 de junio de 2013 no es una fecha más en la historia del Santo, porque ese día anunció oficialmente la llegada de Sebastián González, entrenador cordobés que no sólo lograría el ascenso, sino también el primer título en la LNB en 2017, para marcharse de Corrientes dejando su huella imborrable recién el año pasado, seis años después de su arribo.

TORAZO EN RODEO AJENO. Con un estadio a pleno en contra, el elenco de González pisó fuerte en Córdoba y lo festejó junto a un grupo de hinchas y dirigentes que llegaron desde Corrientes. Gentileza Prensa San Martín | @CSM_Corrientes

Particularmente en la 2013/14, San Martín no arrancó de la mejor manera la primera fase, finalizando en la última posición de la Zona 1 con cinco derrotas y tres triunfos. La dirigencia renovó la confianza en González, y lo bien que hizo. En la segunda etapa, la Zona Norte juntó a los dos grupos para formar uno solo con diez equipos y el Rojinegro consiguió doce alegrías y seis caídas, colocándose en la segunda ubicación. En el primer PlayOff, dejó afuera a Unión de Colón (3-1), luego se topó con Banda Norte (3-1) en cuartos de final, pero en semifinales perdió la localía en el primer juego ante Instituto de Córdoba, que nuevamente lo mandó a jugar el repechaje por el segundo ascenso.

El destino le tenía algo preparado a San Martín, que eliminó en las semis del repechaje a Alvear de Villa Ángela y tuvo una rápida revancha con La Gloria cordobesa. Contra todos los fantasmas de la serie anterior entre ambos -de la que apenas había pasado un mes- y las dos bajas significativas por las lesiones de sus fichas mayores Alejandro Spalla y Ramiro Iglesias, el elenco correntino se consolidó en el Fortín de calle Salta y Moreno. Ganó los dos primeros juegos y barrió la serie 3-0, un día como hoy hace seis años, en el Ángel Sandrín de Alta Córdoba. Estadio que parece ser su segunda casa, porque en 2017 volvería a vencer en otra definición ante el local, esta vez del Súper 20 de la Liga Nacional de Básquetbol.

El triunfo para alcanzar la gloria fue por un punto, 72 a 71, con el doble agónico de un joven Pablo Alderete que se convirtió en héroe y goleador con 18 puntos, sumado a una tarea descomunal del foráneo James Williams en los dos costados de la cancha. Aquel plantel estaba conformado por Adrián Forastieri, Emiliano Agostino, Pablo Alderete, Fernando Calvi, James Williams, Federico Grenni, Alejandro Spalla, Santiago González, Ramiro Iglesias, Emilio Vallejos, Juan González, Rodrigo Acuña y Bernardo Osella. El cuerpo técnico estuvo encabezado por Sebastián González, Claudio Arrigoni y Jorge Balbis como asistentes, el preparador físico Julian Pruyas, el kinesiólogo Gustavo Rosetti, el médico Mauricio Melgarejo, el nutricionista Nicolas Pedrido, el utilero Ramón Núñez y el jefe de equipo Javier Iglesias.

NADIE SE PRIVÓ DE FESTEJOS. En su llegada a Corrientes, el plantel fue recibido por los hinchas y familiares en un festejo que se transformó en desahogo y alivio para el club tras su vuelta a la LNB. Gentileza Prensa San Martín | @CSM_Corrientes

El primer “Cordobazo” dio inicio a un proceso de buenos resultados y una estructura que crecía a pasos agigantados para dar paso al segundo “Cordobazo”, un poco más de tres años después, el 19 de noviembre de 2017, cuando San Martín logró el primer título en su historia de la Liga Nacional: el Torneo Súper 20, que disputaba su primera edición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *