ITALIA 90: CAMERÚN Y UN SÉPTIMO PUESTO EN LO QUE FUE «SU» MUNDIAL

Foto: @sportingafrica

Ningún país africano había llegado tan lejos en una Copa del Mundo y nadie pudo superar, pero sí igualar, lo que hizo Camerún en Italia 90. El séptimo puesto de los Leones Indomables encontró una repetición para el continente negro con Senegal en 2002 y Ghana en 2010. Sin embargo, hace exactamente tres décadas atrás, lo conseguido por los muchachos de Valeri Nepomniachi ameritó a una vuetla olímpica.

África tuvo participaciones para el olvido en la máxima cita del deporte más hermoso de todos. Cuatro años atrás, en México 86, Marruecos había dado la nota pasando a octavos de final como líder de un grupo que tenía a Inglaterra, Polonia y Portugal. Era una luz de esperanza aunque su sueño acabó truncándose con Alemania en la ronda de los mejores dieciséis.

Los ejemplos del continente negro traían el recuerdo de Túnez que hizo fuerza pero se quedó en la ronda inicial de Argentina 1978, o el hazmerreír de Zaire en Alemania 1974. Por eso mismo, Camerún llegó a la Copa del Mundo de Italia 1990 como un seleccionado al cual no había que temerle en demasía por los papeles que presentaba.

Los Leones Indomables clasificaron porque derrotaron a Nigeria en la última fecha de unas parejas eliminatorias con Angola y Gabón. En la instancia siguiente tuvo un ida y vuelta decisivo con Túnez donde se ponía en juego el pasaje al Mundial y allí el equipo de Nepomniachi no titubeó. Ganó sendos encuentros y celebró el regreso a la cita máxima después del fracaso de España en 1982.

La puesta a punto tampoco invitaba a pensar que los africanos llegarían afinados a Italia 90. Un empate con Togo en febrero, y una floja actuación en la Copa Africana de Naciones con derrotas ante Zambia y Senegal, encendían la alarma de un seleccionado que debía debutar, nada más y nada menos, que ante la Argentina que estrenaba el título mundial y volvía a ponerlo en juego.

Sus jugadores se mezclaban entre la liga local y la de Francia. Eso sí, tenían uno en España que fue clave en la Copa del Mundo. Thomas N’Kono, a pesar de sus 33 años, tenía una linda experiencia sobre sus hombros defeniendo los tres palos del Español de Barcelona. Y cuando todos creían que llevarlo en un permio a una carrera que entraba en el ocaso, el guardameta brilló como nunca para quedar en el recuerdo colectivo de los futboleros de ley.

Porque es muy común que decir Camerún en Italia 90 sea sinónimo de Roger Milla que había jugado en el Mónaco y el Bastia francés. Para otros la mente se le disparará hacia el lado de Francois Omam-Biyik quien llegó a ser hombre de la Sampdoria. Pero fue clave el nivel del arquero que escogió, sorpresivamente Nepomniachi como titular, para la cita máxima y que les permitió arribar con clase hasta los cuartos de final.

La historia de los Loenes Indomables fue conocida. Debut ante Argentina con un inolvidable triunfo por 1 a 0 en Milán. La épica continuó asegurándose un lugar en las instancias decisivas cuando, en Bari, venció por 2 a 1 a Rumania con un doblete de Milla. Y, más allá de la estrepitosa caída ante la Unión Soviética por 4 a 0, el pasaje a estar entre los mejores diecisés, el objetivo ya estaba centrado en los octavos de final.

Los africanos tuvieron frente suyo a Colombia en una contienda que se definió en tiempo suplementario. Tras el 0 a 0 reglamentario en los 90 minutos, nuevamente dos tantos de Milla, uno de ellos tras un grosero error de René Higuita, metieron a Camerún dentro de la historia pura de los países del continente negro en los Mundiales.

Para los cuartos de final el dilema era si la revelación podría doblegar a los creadores de este deporte. Y estuvieron a menos de diez minutos de meterse en semifinales hasta que Edgardo Codesal le dio dos penales a Inglaterra para poner fin al sueño de un equipo que quedará grabado en la memoria colectiva de todo el mundo.

Perder 3 a 2 en cuartos de final contra uno de los más poderosos fue la manera más decorosa de irse de un Mundial para Camerún. Su séptimo puesto la posicionó como un cuco para las próximas Copas del Mundo pero ya nada volvió a ser lo mismo. Tras las tres victorias en cinco partidos de Italia 90, los Leones Indomables volvieron a jugar quince encuentros más de la cita máxima y tan sólo consiguieron un triunfo y diez derrotas.

LISTA DE BUENA FE DE CAMERÚN EN ITALIA 90

1 – Joseph-Antoine Bell (Bordeaux de Francia)
2 – André Kana-Biyik (Metz de Francia)
3 – Jules Onana (Canon Yaoundé)
4 – Benjamin Massing (US Créteil de Francia)
5 – Bertin Ebwellé (Tonnerre Yaoundé)
6 – Emmanuel Kundé (Prévoyance Yaoundé)
7 – Francois Omam-Biyik (Stade Lavallois de Francia)
8 – Emile M´Bouth (Le Havre de Francia)
9 – Roger Milla (JS Saint-Pierroise de Francia)
10 – Louis Paul M´Fédé (Canon Yaoundé)
11 – Eugéne Ekéké (Valenciennes de Francia)
12 – Alphonse Yombi (Canon Yaounde)
13 – Jean-Claude Pagal (La Roche de Francia)
14 – Stephen Tataw (Tonnerre Yaoundé)
15 – Thomas Libiih (Tonnerre Yaoundé)
16 – Thomas N´Kono (RCD Español de España)
17 – Victor N´Dip (Canon Yaoundé)
18 – Bonaventure Djonkep (Union Douala)
19 – Roger Feutmba (Union Douala)
20 – Cyril Makanaky (Sporting Toulon de Francia)
21 – Ernest Ebongué (Canon Yaoundé)
22 – Jacques Songo´o (Sporting Toulon de Francia)

DT – Valeri Nepomniachi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *