ESPAÑA: ‘EL MONO’ NAVARRO MONTOYA Y LOS DESCENSOS

Montoya en el Extremadura Foto: @ElPaís

El Mono Navarro Montoya llegó a España en el mercado invernal de la campaña 96-97, y en dos años y medio completó una seguidilla difícilmente repetible: tres descensos desde la máxima categoría.

El cancerbero argentino, nacido en Colombia, vino de jugar durante casi una década en Boca Juniors, donde además, de su indumentaria transgresora, se destacaba por el juego de pies y la espectacularidad entre los palos.

El Mono llamó la atención en España desde el principio, combinando graves errores con intervenciones de mérito. Lo que no se le puede negar es que los focos pasaron de centrarse en lo que ocurría en otras partes del rectángulo de juego, a hacerlo en lo que sucedía en el arco defendido por Montoya.

En la campaña 96-97 llegó a Almendralejo (localidad de Badajoz de unos 30.000 habitantes), para jugar en el Extremadura que el año anterior había conseguido un histórico primer ascenso a la máxima categoría. Arribó a un conjunto que estaba pagando el derecho de piso ya que en las 19 primeras fechas era colista y únicamente había ganado un solo partido. Las 23 jornadas siguientes fueron disputadas con el arquero argentino de titular y, a pesar de lograr una decena de victorias que permitieron a los azulgranas estar varias jornadas fuera de los puestos de descenso, no les alcanzó para mantenerse en Primera División.

Tras el final del campeonato liguero, no se movió de la provincia de Badajoz y ficha por otro recién ascendido, el Mérida. Bajo la tutela de Jorge D´Alessandro disputó los 38 partidos del campeonato, pero tampoco logró evitar el descenso tras no conseguir ninguna victoria en las nueve últimas jornadas.

Después de este nuevo descenso, se desplaza a las Islas Canarias para incorporarse al Tenerife. Sin lugar a dudas, era el equipo con más aspiraciones desde su llegada a España. El Tete había jugado en la última década una semifinal europea e incluso había apartado al Madrid de dos títulos ligueros a principios de los 90.

La dinámica no cambia y, en un año marcado por una fractura en un dedo cuando era titular, se produce su tercer descenso en España. Para el recuerdo quedará su relación con Juanma Lillo al que se dice que acusó de deslealtad, tras no devolverle la titularidad tras recuperarse de su lesión. Luego de la destitución del técnico vasco, llega al banquillo el Cai Aimar, que no logra reconducir la situación y es cesado pocas jornadas antes de concluir la temporada.

En la campaña siguiente continuó en la isla, donde pese a ser titular, no logró recuperar la categoría perdida. Un año después ya sin el Mono en la plantilla tras su marcha a Deportes Concepción de Chile, el equipo blanquiazul logró ascender a las órdenes de Rafa Benítez.

2 pensamientos sobre “ESPAÑA: ‘EL MONO’ NAVARRO MONTOYA Y LOS DESCENSOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *